Elecciones en la democracia más antigua del mundo

Mondo cane | Por Gonzalo Fiore

En las elecciones regionales celebradas en Grecia el pasado domingo la derecha se impuso en las ciudades más importantes así como también en todas las regiones del país. Derrotando, de esta manera, a la oficialista formación de izquierda Syriza, del Primer Ministro Alexis Tsipras. El caso griego estuvo en la agenda central de todos los medios del mundo debido a la fuerte crisis económica sufrida por el país, con el pedido de préstamos al Fondo Monetario Internacional y el consecuente brutal ajuste de la economía que dejó al país una década entera en recesión y con el índice de desocupación más alto de toda su historia. Nueva Democracia, un partido de derecha tradicional fundado en 1974, no ha sido ajeno al auge del extremismo en el resto de Europa. Endureciendo su discurso, logró recuperar votos que había perdido en manos de Amanecer Dorado, un partido de ideología neonazi con representantes en el Consejo de Helenos, el equivalente griego al Parlamento. Nueva Democracia se quedó con las alcaldías de la capital, Atenas, y Tesalónica.

El premio mayor, la intendencia de Atenas, fue para el joven Costas Bakoyanis, de 41 años, dejando al partido anotado en la carrera para suceder a Tsipras tras las elecciones parlamentarias del próximo siete de julio. La formación de derecha ha logrado captar votantes nacionalistas enojados con el gobierno tras el acuerdo de Prespa, firmado en 2018, que reemplazó el nombre de Macedonia del Norte por República de Macedonia. Al mismo tiempo que sostuvo un discurso mucho más duro sobre cuestiones migratorias. Grecia tiene, según datos de las Naciones Unidas, más de 1.200.000 inmigrantes, es decir, superior al 11% de su población. La mayor cantidad de los migrantes proceden desde Albania, Alemania y Georgia. No obstante, es grave la situación en los centros de inmigrantes para aquellos procedentes de países como Siria o Iraq. En la isla de Lesbos, por ejemplo, viven más de 7.000 solicitantes de asilo en un complejo para 2.000 personas, a la espera que se resuelva su estatus diplomático. En Samos, 2.700 personas viven en viviendas con capacidad para 700.

Macedonia fue un reino histórico de la antigüedad clásica, célebre por haber sido la cuna de Alejandro Magno, quien llegó a conquistar la mayor parte del mundo conocido durante el Siglo IV a.C. Si bien, a diferencia de lo sucedido con Atenas o con la antigua Roma, no quedan rastros del reino, su nombre fue objeto de disputa entre Grecia y una ex república Yugoslava. Los griegos se negaban a reconocerlo debido a que se podía confundir con la región del país denominada Macedonia. Se llegó a requerir una mediación internacional de Naciones Unidas. El gobierno griego, además, vetaba permanentemente el ingreso de la entonces Macedonia del Norte a la Otan. Finalmente, el acuerdo de Prespa reemplazó a un acuerdo interno que había sido firmado en New York en 1995. Inmediatamente y erga omnes se le otorgó el nombre de República de Macedonia del Norte al ex Estado yugoslavo. Esto sumó a la indignación y al enojo con el oficialismo que venían sosteniendo los ultranacionalistas griegos.

El PBI del país experimentó un crecimiento del 0,2% en el primer trimestre de 2019. Si bien, se encuentra lejos de la catástrofe de 2010, la economía helena sigue sin dar muestras de real mejoría. En lo que va del año las exportaciones decrecieron 2,1% respecto del período que comprende octubre y diciembre del año pasado. Las importaciones aumentaron un 1,1% mientras que el consumo se redujo apenas un 0,1%. Por requerimiento de la Troika, Grecia está obligada a sostener un superávit primario, es decir, sin pago de deuda e intereses, del 3,5% de su PBI hasta el año 2022, y del 2,2% hasta 2060. Según las estimaciones de Bruselas, este año Grecia crecerá un 2,2%. Si bien el índice de desocupación se redujo respecto del 26% que llegó a tener el país en 2012, sigue siendo el más alto de la Unión Europea: 18%. Mientras que Italia tiene poco más del 10% y España del 14%. Los datos son aún más preocupantes cuando se toma al sector de menores de 25 años. Entonces, la falta de empleo asciende al 38,8%. A su vez, es 2% superior la desocupación en mujeres que en hombres.

Nueva Democracia ratificó el amplio triunfo por nueve puntos de diferencia que ya había obtenido en los comicios parlamentarios europeos del 26 de mayo pasado. El próximo 7 de julio se elegirán los trescientos escaños que componen el Consejo de los Helenos. Al ser una república parlamentaria, esto decidirá la conformación del nuevo primer ministro y su futuro gabinete de gobierno. Nueva Democracia, en principio, no preocupa a Bruselas, ya que no se presentan como un partido euroescéptico. Sin embargo, muchos de sus votantes si lo son, por lo que esperarán medidas más fuertes a favor de la soberanía griega. A pesar del rechazo a los partidos tradicionales, considerados los culpables de la crisis, ND ha logrado un lavado de cara. A diferencia de Podemos en España, Syriza fue capaz de llegar al poder hace cuatro años, no obstante, ahora parece derrumbarse electoralmente de una manera similar. En parte gracias al descontento causado por las políticas de austeridad y ajuste, de la incapacidad del gobierno de izquierda por lograr una expansión mayor de la economía, y ayudados por el crecimiento de la derecha en Europa, seguramente el próximo gobierno de la democracia más antigua del mundo se ubique en ese lugar del espectro ideológico.

06 Junio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar