Gobierno, leyes y trampas

Miradas, por Miguel Julio Rodríguez Villafañe (Especial para HDC)

La ley hace tiempo que esta relativizada en nuestro país. Siempre hay la posibilidad de decir “hecha la ley, hecha la trampa” para eludir su cumplimiento. De alguna manera nuestra sociedad se acostumbró a vivir situaciones semilegales y, en esa cultura negativa ante el derecho, fue aceptando que las normas se acatan, pero no siempre se cumplen. De alguna manera así lo había enseñado la tradición hispánica colonial.

Asimismo, esa costumbre ha tenido su lado más oscuro, especialmente, cuando el Estado es el que más utiliza esa modalidad de actuación, sin límites, transformándose en un “Estado tramposo”. Lo que desnaturaliza la esencia del Estado de Derecho, ya que esto último presupone que se pueda prever el accionar jurídico del Estado, que siempre debe ser constitucional y legal. Aún más, la situación actual demuestra con crudeza, esa modalidad patológica del funcionamiento institucional. Hasta se puede decir que se ha avanzado tanto en la conducta anómala del Estado que éste, a la ley, no sólo le encuentra la trampa sino que también a la trampa la termina justificando, e, incluso, convalidado por ley o por decretos de necesidad y urgencia.

Esto produce una ruptura grave. Gobernantes que juran defender derechos de su pueblo que luego, impúdicamente, no los respetan, y cuando les molesta la ley que los consagran, adoptan medidas que los relativizan o anulan. Así, por ejemplo, el Estado por ley se declara “en emergencia” y no cumple con lo que se ha comprometido a cumplir. Mientras tanto el Gobierno presiona a la comunidad con costos de los servicios excesivos, con impuestos (muchos de ellos, confiscatorios) y otras cargas, como si la sociedad no viviera también “en emergencia” por el desempleo, bajos salarios y jubilaciones, inflación, recesión y altos índices de pobreza.

El Estado, en esta situación jurídica enfermiza, llega a desconocer derechos básicos de la sociedad, y los pretende justificar en razones inaceptables, arbitrarias y contradictorias. Por un lado, la actual administración nacional sostuvo que no se podía discutir las cifras exorbitantes ilegales, injustas y usurarias que se pagaron a los llamados “fondos buitre”, abonando incluso deudas que no correspondían abonar. Además, a representantes de dichos fondos se los hizo funcionarios claves en las tomas de decisiones económicas del país. Pero el mismo gobierno sostuvo que había que bajar las jubilaciones cambiado la fórmula de actualización de la Ley de Movilidad Jubilatoria, porque se tenía que achicar el gasto público. O sea, para los “buitre” cabía pagar reclamos ilegítimos, pero para nuestros jubilados, se los culpabiliza del gasto que significan las jubilaciones que les corresponde y se les violó los legítimos derechos que tienen adquiridos. Aún más, ahora por exigencia del FMI, hablan de reducir más los beneficios jubilatorios.

El latrocinio del pago a los “fondos buitre” se presentó como algo fundamental, y el presidente Mauricio Macri decía que de esa manera el país ingresaría al mundo, sin embargo ello ha servido sólo para endeudarnos por enormes montos, con intereses usurarios, cuyos vencimientos son una carga enorme, pero ello no se presenta como afectando el gasto público. Baste pensar que se nos endeudó por 100 años en un préstamo de US$ 2.750 millones, y desde el 5 de marzo al 25 de abril de este año, en menos de dos meses se desprendió el BCRA de US$ 4.100 millones, buscando sostener el dólar para garantizar la “bicicleta financiera”. En dos meses el Gobierno nos desapoderó de casi el doble de lo que debemos pagar por cien años, con un interés de 7,9 %.

Mientras tanto, los medios hegemónicos desarrollan una campaña gubernamental en la que sostiene que los derechos laborales son los que impiden el crecimiento de Argentina, y que la solución para avanzar, pasa por la “flexibilización laboral”, eliminando derechos laborales, en un grave retroceso en dignidad. Por su parte, el Congreso, con su ley de blanqueo de capitales dio inmunidad a los ricos, que sacaron los dólares del país y evadieron impuestos y, con ello, estos sectores se ahorraron una significativa cantidad de dinero que era del fisco. Pero el Gobierno todos los días pone en situación de quiebra o cierre a gran cantidad de pequeñas y medianas empresas (Pymes) por impuestos impagos y/o sanciones que les ha puesto la Afip, sin darles salidas financieras que posibiliten la continuidad de la actividad.

Para unos se justifica todo, hasta el delito, y para otros nada, ni el derecho. Opera entonces la fuerza de la realidad, que tantas veces nos chocó con la evidencia que los más fuertes ganan, con derecho o sin derecho. Manda la realidad en la que una pequeña minoría acumula para sí el fruto del esfuerzo y la riqueza de los argentinos, de espalda a una sociedad empobreci-da, a la que, cada día más, se la priva de la posibilidad de dignificarse desde el trabajo y la producción.

Viene, pues, el pánico. Nos aplasta la evidencia que lo que teníamos en derechos no los tenemos, lo que dicen que tenemos no lo disponemos, y lo que disponemos no nos sirve para garantizar lo que necesitamos. Nos percibimos acorralados y rehenes de situaciones que nos desbordan como pueblo. Aparece, entonces, la mirada en los jueces, que quisiéramos independientes y respetuosos de la ley, pero a veces el pueblo detecta un Poder Judicial como un tablero de ajedrez en el que, como peones, los fiscales y los jueces responden a la estrategia de los políticos que manejan las piezas, más allá del derecho que corresponde hacer respetar.

Tendremos que prestigiar y hacer respetar la ley a todos, como el elemento de concertación social que debe regular la convivencia, al servicio del bien común, en justicia, igualdad y equidad. Sólo así habremos restablecido la seguridad jurídica porque habrá leyes y no trampas.

Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar