Tiroteo en Nueva Córdoba: cayó uno de los integrantes prófugos

Se trata de Ariel Eduardo Gramajo, quien fue apresado en Lomas de Zamora

A poco de cumplirse tres meses del robo y posterior tiroteo en barrio Nueva Córdoba, finalmente cayó ayer Ariel Eduardo Gramajo. En un procedimiento realizado en una calle de la localidad de Lomas de Zamora, en provincia de Buenos Aires, el hombre de 45 años fue apresado por personal de la Policía de Córdoba. El delincuente está acusado de integrar la banda que se alzó con, al menos, 2,3 millones de pesos en aquella tristemente célebre noche en la que murieron tres personas, entre ellos un uniformado. La noticia fue dada a conocer en las primeras horas de la noche de ayer y significa un golpe de confianza para la investigación que encabeza el fiscal Rubén Caro, ya que se señalaba que los resultados obtenidos a lo largo de las investigaciones no apuntaban al centro del hecho, el robo en sí mismo, sino a las cuestiones colaterales, como las imputaciones a los policías por ocultar información o robar un arma de fuego de la escena del crimen.

Con la detención de Gramajo suman dos integrantes de la banda que se encuentran en poder de la policía. El otro es Diego Trimarchi, de 32 años, que se encuentra en la cárcel de Bouwer desde el mismo momento del hecho ocurrido en un edificio de la calle Rondeau 84. Mientras se continúa con la búsqueda de Ariel Rodríguez Murúa, de 50 años y por quien se ofrece una recompensa de 200.000 pesos, la investigación busca establecer el rol del nuevo detenido y si logró escapar con parte del botín. Paralelamente, fuentes de la Fiscalía de Distrito 1 Turno 4, confirmaron que los tres detenidos recibieron la prisión preventiva por el hecho. De esta manera, Trimarchi seguirá detenido en la cárcel de Bouwer imputado de “encubrimiento, cómplice necesario de homicidio criminis causae y robo calificado”. Lo mismo ocurrirá con su tío abuelo, Miguel Angel Mitre, acusado de cómplice por robo calificado y uso de arma de fuego.

En tanto, su tía abuela, Luisa Teresa Mitre, quien era la empleada doméstica de Diego Romangoli (35), dueño del departamento robado, continuará detenida en su domicilio, también acusada de complicidad. En el episodio, ocurrido  el 15 de febrero, murieron los delincuentes Ricardo Serravalle, de 53 años, y Rolando Hidalgo, de 50 años,  y el policía Franco Ferraro, de 29. 

Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar