Luz y Fuerza pide participar en la discusión legislativa

Durante la jornada, el gremio mantuvo una toma de la sede central de Epec

Los trabajadores nucleados en el Sindicato de Luz y Fuerza ocuparon durante todo el día de ayer el edificio central de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) y las calles colindantes, tras una decisión tomada en asamblea y en contra del nuevo Marco Regulatorio del Sector Eléctrico de Córdoba, que anunció el martes pasado el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia, Fabián López, que pretende modificar el actual Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) y dispone la pasividad anticipada de un 20 por ciento del personal.

Además de resentir la atención en todas las dependencias, la medida de fuerza de los lucifuercistas incluyó una protesta en las afueras de la Legislatura, a fin de reclamarles a los representantes parlamentarios, principalmente de las fuerzas opositoras, que rechacen los proyectos que anunció el gobierno provincial. Sin embargo, el gremio cambió de opinión y trasladó la protesta a la sede central de la empresa estatal, al tomar conocimiento de que el edificio de la Unicameral estaba vallado por agentes de la fuerza policial. “Nos esperaban como delincuentes en la Legislatura pero nos vinimos al edificio central de Epec a defender nuestra fuente de trabajo”, expresó el gremio desde su cuenta oficial de Twitter.

Luego, el secretario General de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez, ingresó a la Legislatura para manifestarle a una Comisión Conjunta la posición del gremio en la pulseada con el directorio de Epec, y su pedido para que los parlamentarios acompañen el reclamo de los trabajadores. “Abracemos la democracia y que no nos reciba un vallado policial”, reclamó Suárez, y antes de retirarse invitó a los legisladores a que se pregunten “dónde están los balances de los últimos ejercicios de Epec”.

El gremio recibió el apoyo de algunos legisladores, entre ellos el de Franco Saillén, quien expresó: “Este proyecto representa una más de las tantas jugadas que se están planteando para vaciar Epec, para hacer que sus números cierren en rojo y echarle a la culpa a los compañeros de Luz y Fuerza”. Por su parte, el legislador del Frente Cívico, Juan Pablo Quinteros, denunció que dos años atrás Epec anunciaba “con bombos y platillos” la descentralización de la atención al usuario, mediante la apertura de 10 Centros de Atención Comercial (CAC), enmarcado dentro del plan quinquenal. “Se anuncia el cierre de cinco CAC, en los cuales se desembolsaron más de 200 millones de pesos”, cuestionó Quinteros.

Hacia la noche, el gremio emitió un comunicado en el cual ratificó el estado de alerta y movilización; el trabajo a convenio y quite de colaboración, sin afectar al servicio con atención al público; y el “cese inmediato de todos los contratos innecesarios, tanto como gerentes, asesores, terceros y consultorías”.

“El escenario cambió”, anunció Giovine
Al culminar la tensa jornada que vivió ayer Epec, se supo que las autoridades de la empresa presentaron dos denuncias penales contra el Sindicato de Luz y Fuerza por agresiones que habrían ocurrido durante la tarde, cuando un grupo de directivos intentó entrar a sus oficinas en la sede central de calle La Tablada. En esos momentos, el edificio estaba tomado por los trabajadores.

Según fuentes provinciales, las denuncias fueron porque integrantes del gremio les “arrojaron piedras”. Una de ellas impactó en Eduardo Gauna, vicepresidente de la firma, según la Provincia. Por la mañana, Luis Giovine, presidente de Epec, había anticipado que habrá “un nuevo marco y escenario”. En declaraciones radiales, indicó que a partir de la quita de subsidios nacionales “el escenario cambió”, lo que obligó a “tomar una serie de medidas” y replantear el Marco Regulatorio Eléctrico de la Provincia de Córdoba.

17 Mayo 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar