Posiciones opuestas por el préstamo del Fondo

Consultoras privadas y mandatarios provinciales manifestaron sus opiniones en las últimas horas

El anuncio del acuerdo entre el Gobierno argentino y el Fondo Monetario Internacional (FMI) generó, en las últimas horas, repercusiones de todo tipo. Tras la firma del auxilio financiero, funcionarios del oficialismo y referentes de la oposición se manifestaron a favor y en contra, y economistas y consultoras privadas generaron material vinculado que puso en duda las consecuencias de las exigencias del organismo internacional.

En este marco, la consultora Ecolatina aseguró ayer, en su último informe, que el acuerdo alcanzado por 50.000 millones de dólares “sólo servirá para sostener por más tiempo un déficit de cuenta corriente elevado”, a lo que se le sumará mayor deuda en moneda extranjera. Para Ecolatina, el principal problema de la economía argentina “es la restricción externa” y el financiamiento logrará sólo este cometido sin una “estrategia clara de crecimiento con promoción de las exportaciones, tipo de cambio real competitivo y apertura de mercados externos”.

Finalmente, la consultora que dirige Lorenzo Sigaut Gravina también planteó “dos incógnitas sobre la viabilidad” del ajuste fiscal pactado con el FMI: si el Gobierno contará con la aprobación de la oposición para llevarlo adelante y si en caso de que el Producto Bruto Interno (PBI) no crezca “el recorte del gasto sería aún mayor al estipulado, dificultando sobremanera el cumplimiento de la meta”.

Por otro lado, para la consultora Invecq, la Argentina podrá transitar “el camino hacia el equilibrio de las cuentas públicas sin estar expuesto a los vaivenes del mercado de crédito” con el acuerdo. “Como es sabido, por un cúmulo de fenómenos externos e internos, las condiciones de acceso al mercado internacional de crédito se habían dificultado y encarecido en las últimas semanas”, aseguró la consultora. Y esto devino “en una marcada inestabilidad en el mercado cambiario, sumado a un incremento abrupto del riesgo país”. Por su parte, Nadin Argañaraz, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), explicó que este convenio refleja una decisión firme del Gobierno nacional de avanzar en la solución concreta de lo que consideró como el principal problema económico de Argentina: el déficit fiscal y su monetización por parte del Banco Central. En este marco, el economista manifestó que “con la eliminación del déficit fiscal bajará la inflación y consecuentemente se achicarán todas las distorsiones generadas por este fenómeno”.

Mandatarios a favor y en contra

Cuatro gobernadores peronistas consideraron que “nace una nueva expectativa” con el nuevo acuerdo en lo que se refiere a “poder estabilizar las variables macroeconómicas”, aunque también plantearon reparos y desafíos. El mandatario Gustavo Bordet (Entre Ríos) subrayó que “el financiamiento externo nunca es bueno ni malo” y que el tema “son las condiciones que existen para poder acceder”. A su turno, Sergio Uñac (San Juan) remarcó que “si el Gobierno estimó que era necesario el acuerdo con el FMI, hay que creer que así lo es pero habrá que afrontarlo con mucha responsabilidad”. Por su parte, Juan Manuel Urtubey (Salta) fue el único que expresó de manera abierta que, a su entender, acudir al organismo fue “una mala decisión”. De todas maneras, se manifestó en sintonía con el mandatario Domingo Peppo (Chaco), quien se mostró “dispuesto a facilitarle al Gobierno las herramientas que precise”.

Sobre las Lebac

El ministro de Finanzas de la Nación, Luis Caputo, expuso el viernes pasado ante banqueros y ejecutivos el plan del Gobierno para desactivar en un plazo de tres años un monto de entre 20.000 y 25.000 millones de dólares de las Letras del Banco Central (Lebac) de la República Argentina, una de las exigencias del FMI. El Gobierno pretende cancelar un volumen importante de Letras Intransferibles que están en manos del BCRA y con esos pesos desarmar las Lebac que actualmente superan los 1,2 billones de pesos. “Lo que tenemos que hacer es retirar pesos, se los damos al BCRA y con ese dinero, se cancelan Lebac. Con esta maniobra, la cantidad de pesos en el mercado no se modifica”, consideró Caputo ante los ejecutivos de finanzas.

Fuerte subida del dólar

El dólar cerró el viernes pasado a 25,95 pesos promedio para la venta, tras dispararse a mitad de la rueda por encima de los 26 pesos, un día después de que el Gobierno anunciara el acuerdo con el FMI. Según un promedio publicado por la autoridad monetaria, la divisa cerró a 24,99 pesos para la punta compradora y a 25,95 pesos para la vendedora, lo cual representó un nivel récord. De ese modo, el dólar subió unos 42 centavos, es decir 1,6%, de un día para el otro. En los mostradores del Banco Nación, el dólar avanzó 40 centavos, a 25,80 pesos. En algunas entidades financieras, como Galicia o Banco Francés, la divisa terminó a 26,10 pesos.

Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar