Esperando propuestas y soluciones

Editorial

Nuestro país sufre una crisis económica de gran envergadura, con causas políticas y consecuencias sociales. Los datos proporcionados por el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec) son lapidarios. El aumento del desempleo y la pobreza, la caída de la producción y el consumo son realidades que no se pueden negar ni disimular.

Mientras millones de argentinos sufren las consecuencias de políticas económicas equivocadas, pasadas y presentes, la dirigencia política hace y deshace estratagemas electorales. Algunos, los oficialistas, tratan de mantenerse en el poder. Otros, los opositores, buscan ocuparlo o recuperarlo. Todo en medio de un sinfín de dimes y diretes.

A diario, los medios de comunicación informan sobre posibles candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la Nación. Los canales de televisión de la Capital Federal dedican horas y horas de sus programas a analistas devenidos en adivinos que pronostican los más diversos escenarios.

Nada es seguro y todo parece posible en la política argentina. El sistema de partidos políticos, una vez más, brilla por su ausencia. No hay referencias partidarias ni ideológicas que puedan predecir conductas, decisiones o acciones. Aparentemente, cualquiera pueda aliarse con cualquiera o, mejor dicho, contra cualquiera.

El oficialismo debate si Cambiemos debe ser una alianza electoral o si, como propone la Unión Cívica Radical (UCR), debe convertirse en una coalición de gobierno. La oposición parece unirse en un gran frente electoral para derrotar a Cambiemos, reuniendo a todas las expresiones del peronismo, desde Cristina Fernández de Kirchner hasta Sergio Massa, incluyendo a la gran mayoría de los gobernadores de ese origen partidario.

Los discursos de unos y otros reivindican la unidad nacional como la única manera de salir de la crisis actual, generar crecimiento económico y desarrollo sostenible. Pero ninguno parece dispuesto a iniciar un diálogo que la busque. Al revés, hablan de unidad y apuestan a la grieta como mecanismo de acumulación política y electoral.

Los 10 puntos que propuso el presidente de la Nación, Mauricio Macri, para consensuar con los actores políticos y sociales, murieron antes de nacer. El esfuerzo del gobierno nacional para discutirlos fue casi nulo. Poco o nada se hizo para abrir el debate seriamente. Del lado de los opositores, las respuestas fueron insignificantes.

Pronto conoceremos las alianzas y los precandidatos que competirían en las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (Paso), a realizarse en agosto. Mientras la dirigencia política se desvela en pujas internas y confrontaciones vanas, la gente que sufre la crisis merece propuestas de los que quieren gobernar y exige soluciones de los que están gobernando.

03 Junio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar