La Torre de Pisa está menos inclinada

El campanario de la catedral de Santa María Asunta,  ubicado en la Plaza del Duomo de Pisa, es uno de los  monumentos más importantes del mundo gracias a su  famosa inclinación.

El edificio, que empezó a ser  construido en el año 1173, es una de las imágenes  icónicas de Italia y una representación viva de cómo  desafiar las leyes de la estática.
Aunque no fue fácil:  en 1995, un problema estructural hizo temer la caída de  la torre debido al hundimiento del suelo por la  presencia de agua subterránea. El colapso de esta obra  maestra arquitectónica se evitó con la sustracción de  tierra y un complejo sistema de contrapesos y  microtúneles. Aunque no enderezaba la torre, al menos  consiguieron frenar el ritmo de su caída.
Sin embargo,  la intervención realizada en su momento por el Comité  Internacional está dando sus frutos y ahora la torre  está volviendo a erguirse recta. Un fenómeno que  confirmaron en los últimos días los expertos de un  grupo de vigilancia que supervisa la plaza.
Los  Guardianes de la Torre, que se reúnen trimestralmente  para analizar los movimientos del campanario,  anunciaron que la torre de Pisa se enderezó 4  centímetros en los últimos 20 años.
Una leve variación  que ha conseguido eliminar el riesgo de una caída pero  que no le quita a la torre su característica  inclinación.

 

30 Noviembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar