XXL

El ojo de Horus

XXL

Tribunales II tiene ya más de 20 años de historia. Muchos juicios resonantes se hicieron allí, en las diferentes Cámaras del Crimen. Pero sólo uno se llevó adelante en el Salón de los Pasos Perdidos. Fue el juicio a los más de 50 presos imputados por el sangriento motín de la cárcel UP-1, de Barrio San Martín. La revuelta ocurrió en el año 2005, y a finales de 2007 ya se ponía en marcha el proceso dirigido por los jueces de la Cámara 7º. Eran tantos los acusados, y los abogados defensores y periodistas acreditados, más el público interesado en asistir a las audiencias, que por una cuestión de tamaño, se tuvo que hacer el juicio en ese lugar con dimensiones similares a una cancha de Fútbol 9.

Pues bien, aquella experiencia tan particular se podría repetir. Ocurre que –posiblemente- a principios del año próximo la Cámara 12 finalmente lleve adelante el juicio de la Causa Madre de las presuntas “Fumigaciones ilegales en el barrio Ituzaingó Anexo". Son hechos viejos, de los años 2003 y 2004, pero la causa tuvo demasiados meandros durante todos estos años, lo que explica semejante mora. Será uno de los juicios más atractivos, en el que los acusadores tendrán que probar una relación directa entre los plaguicidas y fungicidas tirados desde aviones, y las enfermedades, en muchos casos fatales, que castigaron a la gente residente en la zona.

Será un juicio con 7 imputados, pero con más de 30 actores civiles y una inusitada cobertura mediática, por lo que el tema significa, incluso a nivel internacional.
Cuando pregunté sobre el lugar del juicio, me dijeron: "Y... veremos. A lo mejor lo hacemos donde hicieron el juicio del motín... Sin duda será otro juicio XXL"

Como a un perro

Quien pudiera imaginarse a Clint Eastwood o John Wayne en Barrio La Violetas… En los últimos años, la violencia urbana se ha multiplicado en Córdoba de una manera infernal. Potenciadas por la droga y otras miserias, las pulsiones de muerte casi no tienen frenos en un montón de barrios de nuestra ciudad.

Los ídolos del Far West eran capaces de resolver hasta pequeñas discordias a balazos limpios. Rapidísimos para desenfundar, vivían al día y no se andaban con vueltas. Claro que aquellas historias eran ficciones armadas para el cine de la vieja adrenalina. Sin embargo hoy, y salvando las distancias, los "vaqueros cordobeses", montados en sus motos, parecieran recrear aquellas escenas en blanco y negro. La Cámara Sexta condenó a 13 años de cárcel a Diego Rosales: según se probó, en agosto del 2017 lo fue a buscar a Jorge Coria, para saldar una cuentita. Cuando lo encontró, Coria le preguntó: “¿Qué onda?”. Sin pestañear, Rosales respondió "¿Qué onda con qué?". Y ahí nomás sacó el fierro y le disparo cinco cuetazos. Cuando huía, el perro de Coria lo atacó, y Rosales le metió un plomo sin orificio de salida.

Durante el juicio, un familiar de la víctima, atravesado por las lágrimas, soltó: "Lo mató como a un perro... y hasta al perro le mató…"

07 Junio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar