Los juicios por CBI que se vienen

El carnicero de Urca

Cada domingo a la tarde que me siento a escribir estas líneas, pienso que supuestamente ya llega la reactivación, con la esperanza de que, al menos para mí, se empiece a mover un poco más la carnicería.

No me puedo quejar tanto como algunos comerciantes de otros rubros pero está larga la crisis. Lo mismo, ustedes ya lo saben, que me leen cada lunes: siempre estoy anotado en el bando de los esperanzados, y me importa poco que lo tomen o no como un embanderamiento partidario. Ya les dije: por mí que gane acá y allá cualquiera, con tal que estemos bien y haya laburo.

El fin de mes se sintió, pero algo de gente vino esta semana. Y algunos con ganas de hablar.

Cayó un cliente que hace rato no aparecía, porque se mudó hace varios años a la zona sur y viene muy espaciado, en especial cuando tiene que quedar bien con alguien. Tenía unos porteños de visita y quería una costilla y un matambre cinco estrellas. Y yo estaba con la chaira en la mano esperándolo.

Es abogado y de los buenos. Hablamos un rato de su vida, de su nueva pareja y de cosas mundanas hasta que la cosa se puso interesante. Me preguntó si había seguido el juicio que se está haciendo por CBI, y le fui sincero: casi nada. Ahí me enteré que en el asunto ese de la financiera está por terminar el primer juicio, pero que está lejos de acabarse la historia.

Porque, parece, según me dijo, que la cosa seguirá con otros juicios. Me contó que en este ya se nombraron a varios políticos, ex intendentes, legisladores y algunas figuras del kirchnerismo local.

Pero en los juicios que vienen está en carpeta la parte de la relación que, supuestamente, tenía la CBI con la Municipalidad de Córdoba. Es que en la carta de Jorge Suau, uno de los dueños de la financiera que apareció muerto, aludía a unas coimas que recibirían funcionarios municipales del dinero de la tarjeta de transporte.

Todo eso me sonaba, pero la descripción del abogado me refrescaba la memoria.

Entonces el hombre bajó la voz, se acercó al mostrador y me dijo: “Hasta acá, todo lo que tenía que ver con la política de una manera u otra se frenó, o se maquilló bastante bien. Pero el tema es que antes todos tenían poder, y la pregunta que se hacen ahora es qué pasará con los muchachos radicales ahora que perdieron el poder en la Muni”.

Yo asenté la costilla en la balanza y antes de ponerle el precio, lo miré como diciéndole qué creía él que iba a pasar.

“No tengo la menor idea -me dijo- pero leí por ahí que la ex esposa de Ostanelli, el íntimo amigo del intendente, desistió de una querella contra Quinteros por la acusación que les había hecho, de `coimeros´. Me parece que es una señal…”

Le cobré, le regalé unas morcillas en honor a la confianza por cruzarse toda la ciudad para venir a comprarme a mi carnicería, y me quedé pensando lo lejos que está este carnicero de todos esos manejos.

Nos vemos el lunes.

03 Junio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar