Godard levanta el nivel de la Selección Oficial

71ª Festival, por Por Cecilia Barrionuevo y Marcelo Alderete (Especial para HDC, desde Cannes)

Superada la mitad de su desarrollo, el Festival Internacional de Cannes consiguió mejorar un flojo arranque

Luego de un muy fallido arranque con "Everybody knows" como película de apertura, y también como parte de la competencia, la Selección Oficial del Festival Internacional de Cannes parece comenzar a levantar su nivel, en principio gracias a un par de títulos, pero sobretodo a una nueva aparición del gran Jean-Luc Godard con su más reciente opus: "Le livre d’image". Divida en dos partes, "Le livre d’image" vuelve sobre formas y obsesiones que el director plasmó en su obra maestra "Histoire(s) du cinéma" (1988). Collages de imágenes, citas, comparaciones, diferentes bandas de sonido, para dar cuenta del estado del mundo y el cine.

En su segunda parte, dedicada al mundo árabe, habla de la necesidad del mundo Occidental de prestar atención a esta parte del mundo. Godard, en medio de su auto impuesto exilio en la pequeña ciudad suiza de Rolle, desde donde realizó una conferencia de prensa por Skype, sigue realizando películas únicas y personales, y demostrando que la historia del cine está en sus manos, como así también el futuro. Que sea un solitario sin discípulos a la vista, habla más del estado actual del cine que todos los títulos que se vieron y verán en Cannes.

"Everybody knows", del iraní abonado a Cannes Asghar Farhadi, hablada en castellano y con actores hispanoparlantes demuestra una vez más los limites de las co-producciones globales. Si bien es casi imposible encontrar en este festival películas sin variedad de países interviniendo en su producción, cuando lo que se ve afectado es la parte artística los resultados suelen ser, en el mejor de los casos, desparejos. Aunque tratar de despareja a la película de Farhadi es ser injustos, ya que se trata de un film fallido. Habría que ver qué pasó por la cabeza del director para realizar este thriller situado en España y hablado en un idioma que desconoce. Si bien alguna vez su compatriota Abbas Kiarostami situó una de sus películas en Japón con resultados brillantes, citar a Farhadi en relación con él, es comparar a uno de los cineastas más grandes de los últimos tiempos con otro que, en sus mejores momentos, apenas si aspira a lograr una correcta y teatral puesta en escena llevada adelante por guiones supuestamente hábiles y el histrionismo de sus actores.

"Leto (Summer)", de Kirill Serebrennikov, es una película filmada en blanco y negro sobre la movida del rock en Rusia durante la década del '80. Su director no asistió a Cannes ya que se encuentra con arresto domiciliario, pero no por cuestiones ideológicas, algo muy útil para la promoción de los films, sino por problemas con el Fisco. La película es una gran producción con una fotografía vistosa y una banda de sonido tan obvia como impresionante, mayormente por los derechos que deben haber pagado para poder incluir canciones como "A perfect day" de Lou Reed, "Psycho killer" de los Talking Heads y "The Passanger" de Iggy pop, canciones que cuentan, cada una de ellas, con su respectivo videoclip dentro de la misma película. "Leto", ya desde su titulo, apuesta a una inocencia e infantilismo que haría palidecer a nuestra "Tango feroz", con la cual también comparte estar basada en hechos reales y la creencia de que el amor es más fuerte.

El otro referente tan obvio como directo es un personaje narrador que atraviesa la historia informándonos sobre la veracidad de algunos de los hechos que van sucediendo o el parecido de los actores con las personas verdaderas. En una competencia como la de Cannes, en donde el despliegue de crueldades supo ser la regla en años pasados, muchos críticos agradecieron la inocencia y candidez de esta fábula de rock rusa.

El francés Christopher Honoré también apuesta a la liviandad en "Sorry Angel", en donde las historias amorosas de un grupo de personajes gays durante la década del '90 se ven atravesadas por las enfermedades, y los cambios personales y de una época. Honoré también elige evitar los golpes bajos y clichés de películas sobre enfermedades, para centrarse en los pequeños detalles y en los diálogos, para describir la educación sentimental de sus personajes.

Años después de la consagración con su brillante película "Ida", ganadora del Oscar, el polaco Pawel Pawlikowski vuelve a filmar en blanco y negro una nueva historia en donde da cuenta de las esquirlas enquistadas en la sociedad de su país luego de la segunda Guerra Mundial. "Cold War" narra por enésima vez una historia de amor imposible (ni contigo ni sin ti) que atraviesa varios años en la relación de los protagonistas y ambientada en el mundo de músicos profesionales que luchan para ganarse la vida, algo que llevó a algunos críticos a caprichosas comparaciones con "La La Land". La película se maneja en un tono seco y frío, aunque no del todo distante, con aires de melodrama que nunca llega a estallar a pesar de que una simple descripción de su sinopsis indicaría lo contrario. Pavel deja en claro que es un artista consciente y conocedor de sus límites y virtudes y, gracias a esto, logra un cine interesado en repasar la Historia, siempre a través de personajes que parecen existir al costado de ella.

Jia Zhangke vuelve a la Competencia Oficial de Cannes acompañado de su musa y esposa, la tan brillante como bella actriz Zhao Tao. "Ash is the purest white" cuenta, nuevamente en tres partes, como ocurría en "Mountains may depart", la historia de un personaje cuya vida personal se ve afectada por los cambios sociales de su país. A diferencia de lo que ocurría en su película anterior, aquí la formula se nota un tanto agotada y cercana al auto-homenaje. De todas maneras, el talento visual de su director y la notable actuación de Tao, transforman a "Ash is…" en una de las películas importantes de esta edición del festival.

La presencia argentina ya tuvo el estreno de su primer representante con "El Ángel", de Luis Ortega, biopic que cuenta la historia del asesino serial Robledo Puch. La película tuvo la aprobación casi general de la crítica, y la presencia de Pedro Almodóvar, quien es uno de sus productores, le agregó la cuota de glamour necesaria en esta tierra de la alfombra roja.

"El Ángel" es una película que aúna en su elenco a distintas generaciones de actores, desde las jóvenes promesas como el "Chino" Darín y Peter Lanzani, hasta consagradas estrellas del "star system" local como Cecilia Roth y Mercedes Moran. Ortega vuelve con una historia que, al igual que la serie televisiva "El clan", se encarga de revisar un hecho traumático de la sociedad argentina durante los años de la dictadura. El nivel de profesionalidad de la película hace preguntar qué habrá sido de aquel jovencísimo director que debutó hace muchos años con "Caja negra", esa película maldita que parecía marcar el nacimiento de un cineasta único, hoy transformado en profesional capaz de realizar una película lo suficientemente poderosa y fuerte como para estar a la altura de las exigencias de Cannes, un estándar no siempre relacionado con la calidad.

El festival ya superó la primera parte y demostró, como decíamos al principio, superar un flojo arranque y encaminar su competencia principal. Aún quedan por aparecer los nombres de jóvenes promesas y el esperado retorno de un maestro como Lee Chang Dong. Incluso en Cannes, para el cine siempre hay esperanzas.

23 Septiembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar