Trump y Kim inician su histórica cumbre

Estados Unidos y Corea del Norte emitieron señales positivas antes del esperado encuentro 

SINGAPUR.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, iniciarán hoy su esperada cumbre en Singapur con un encuentro privado, sin asesores, que intentará sentar las bases para la pacificación de la península asiática, con la mirada del mundo entero puesta sobre sus resultados.
Con el reciente desplante del mandatario norteamericano al G7 como inquietante antecedente, más la complejidad propia de los temas a abordar por ambos líderes, el resultado de su primer encuentro en la paradisíaca isla de Sentosa sigue siendo una incógnita, aunque en las últimas horas hubo gestos positivos desde ambos gobiernos.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo por ejemplo que Trump llega “preparado” para ofrecer garantías de seguridad sin precedentes en su historia. “Estamos preparados para ofrecer garantías de seguridad que son diferentes, únicas, respecto a lo que Estados Unidos ha hecho en el pasado”, anunció Pompeo en una conferencia de prensa en Singapur, quien no quiso aclarar si esas garantías tienen que ver con una retirada o reducción de sus tropas en la península coreana.
“Estamos preparados para tomar medidas que darán (a Corea del Norte) una certeza suficiente de que pueden estar cómodos sabiendo que la desnuclearización no acaba mal para ellos”, se limitó a definir, aunque destacó que “la desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península coreana es el único resultado que aceptará Estados Unidos”. “El presidente Trump va a hablar con confianza, una actitud positiva y ganas de un verdadero progreso”, finalizó Pompeo.

El propio Trump se mostró motivado en sus apariciones públicas: “Genial estar en Singapur, ¡gran excitación!”, tuiteó apenas llegó al país asiático, donde ayer recibió una torta como regalo adelantado de su cumpleaños por parte del premier de Singapur.
Corea del Norte, a su vez, indicó que abordarán “puntos de vista amplios y profundos para relanzar las relaciones, como parte de una era que ha cambiado”, mientras que Kim se mostró en público en un recorrido turístico donde incluso se sacó fotografías con la gente.

La principal exigencia de Corea del Norte se encuentra en obtener garantías suficientes sobre su seguridad, pues su programa nuclear fungió siempre como salvaguarda ante la avanzada de su par del sur. Mientras que Estados Unidos varió desde su exigencia original de una denuclearización inmediata a admitir un proceso progresivo de desarme del régimen comunista. La declaración de paz entre ambas Coreas, a 65 años del inicio de la guerra, también estará en el tapete. Delegaciones diplomáticas de alto nivel de los dos países se reunieron también ayer por última vez para terminar de cerrar la agenda de encuentro que quedará en la historia, cualquiera sea su resultado.

© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar