Un juez ordenó la liberación "urgente" del ex presidente Lula

La Cámara de Apelaciones de Porto Alegre (TRF4), de segunda instancia, ordenó hoy la liberación "urgente" de Luiz Inácio Lula da Silva, que está arrestado desde el 7 de abril en la sureña Curitiba, haciendo lugar a un habeas corpus.

Pero la orden de ejecutar la decisión no fue acatada por el juez Sergio Moro, de la primera instancia, mentor de la causa Lava Jato y conocido por actuar como un perseguidor más político que jurídico, del ex mandatario. La semana pasada la ONU anunció que dio proseguimiento a una denuncia por la violación de los derechos de Lula en el Lava Jato.
El líder del Partido de los Trabajadores (PT) cumple una condena de Moro, ratificada y ampliada por la Cámara de Porto Alegre.

El juez Rogerio Favreto concedió el “habeas corpus” que había sido solicitado por diputados de su formación argumentando la falta de fundamentos jurídicos para su encarcelamiento. El magistrado determinó la suspensión de la ejecución provisional de la pena y la puesta en libertad de Lula en régimen de “urgencia”, por lo que el exmandatario podría ser liberado este mismo domingo.

En su fallo, el juez argumentó que la prisión del expresidente impide ejercer sus derechos como precandidato a la presidencia de la República brasileña, a pesar de que se encuentra virtualmente inhabilitado después de ser condenado en segunda instancia.

El mismo Lula no ha tardado en hacer pública la noticia. Ha publicado en su cuenta personal de Twitter con el siguiente mensaje: “Lula ya es libre”. Lula está encarcelado desde abril en la sede de la Policía Federal de Curitiba tras ser condenado en segunda instancia a doce años y un mes de prisión por corrupción. El exmandatario fue sentenciado previamente en julio del año pasado por el juez Sergio Moro, encargado en primera instancia de las investigaciones del caso Petrobras, a 9 años y 6 meses de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

La semana pasada la ONU anunció que dio proseguimiento a una denuncia por la violación de los derechos de Lula en el Lava Jato.

Moro consideró probado que el expresidente recibió en concepto de soborno un apartamento de tres plantas en la playa a cambio de favorecer a la constructora OAS en la adjudicación de contratos públicos de la petrolera estatal Petrobras. Esa condena fue ampliada hasta los doce años y un mes por un tribunal de apelación.

La decisión judicial estipula que la liberación debe tener lugar “de acuerdo con el régimen de emergencia a partir de hoy, mediante la presentación de esta orden a cualquier autoridad policial presente en la sede de la Policía Federal de Curitiba”, donde Lula está encarcelado.

La polémica decisión de ordenar la excarcelación generó reacciones inmediatas. El primero a manifestarse en contra fue Moro. “Es autoridad incompetente para sobreponerse a la decisión conjunta de los jueces del TRF-4 y de la corte Suprema”, escribió el titular de la Justicia en Curitiba, en el Estado de Paraná, donde Lula está preso. Una fiscalía regional que actúa en la misma jurisdicción que el TRF-4 también se manifestó en contra.

Sin embargo, tres expertos entrevistados por el diario español EL PAÍS dijeron a ese medio internacional que el juez de guardia sí tenía poder para llevar adelante la decisión de excarcelar a Lula.

Todo indica que este nuevo episodio va a incendiar la batalla jurídica que se estableció en Brasil desde que comenzó la investigación judicial del caso la Lava Jato en 2014.
 
24 Septiembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar