Trump llegó a Europa para una cita crucial con la OTAN

El norteamericano reclama mayores gastos en defensa y amenaza con el fantasma de Putin 

BRUSELAS.- La Unión Europea (UE) enfrentará desde hoy uno de los mayores desafíos que haya tenido con Estados Unidos en medio de un clima de creciente tensión con Donald Trump. El presidente norteamericano llegó ayer al viejo continente con dos citas que podrían cambiar el diagrama del poder en el mundo: la cumbre de la OTAN que se desarrollará hoy y mañana en Bruselas y la reunión bilateral prevista para el lunes 16 con su par ruso, Vladimir Putin.

La cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) viene precedida por una escalada de gestos y declaraciones de Trump que llevaron la tensión a niveles insospechados. Si bien el gasto militar es el principal punto de desencuentro entre Estados Unidos y sus aliados europeos, Trump rompió los vínculos bilaterales con el inicio de una guerra comercial con el viejo continente a través del alza de impuestos a sus productos, después de desencuentros profundos respecto al pacto nuclear iraní o el Acuerdo sobre el Clima de París, entre otros.

En Gales en 2014, los miembros de la OTAN se comprometieron a llegar a un gasto militar del 2% del PIB nacional para 2024: de los 29 aliados, sólo cuatro países europeos cumplieron con ese objetivo además de Estados Unidos (Grecia, Estonia, Reino Unido y Letonia). “Estados Unidos gasta mucho más que cualquier otro país de la OTAN. Eso no es justo, no es aceptable”, escribió el lunes Trump en Twitter, donde incluso consideró que los países europeos deberían “reembolsarle” sus gastos a Estados Unidos.

Pero ayer, fue más allá en sus amenazas: “Francamente, Putin puede ser el más fácil de todos. ¿Quién lo habría pensado?”, dijo a la prensa antes de subir al avión que lo llevaría al viejo continente. La declaración fungió como una amenaza velada, teniendo en cuenta que Putin es el enemigo número uno del estatus quo europeo, y que a fines de junio la Casa Blanca le pidió al Pentágono que comenzara a analizar el costo y el impacto de un “retiro a gran escala” de las fuerzas norteamericanas estacionadas en Alemania, estimadas en 35.000 hombres. Esa base fue durante décadas el principal disuasivo contra una invasión rusa de Europa y un estratégico trampolín para las operaciones en África y Medio Oriente.

“Señor presidente, le ruego que recuerde esto mañana, cuando nos reunamos en la cumbre de la OTAN, pero sobre todo cuando se reúna con el presidente Putin en Helsinki: siempre vale la pena saber quién es su amigo estratégico y quién es su problema estratégico”, le respondió ayer sin ironía alguna el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

25 Septiembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar