El tiempo

Porota | Registro Federal de Historias +60 - ¡Hoy, décima segunda voz mayor!

Clara Ester Rodríguez (69 años), Luján de Cuyo, Mendoza

El registro federal continúa creciendo. Hoy conoceremos la historia de una mendocina. Clara Ester Rodríguez tiene 69 años y vive en Luján de Cuyo. Ella evoca sus recuerdos de la infancia junto a los viñedos y las acequias. Recuerdos puestos en presente y una reflexión sobre el tiempo, ese tiempo detenido en la memoria, pero imparable en la vida. Te invitamos a leer sus reflexiones del presente y sus entrañables vivencias del ayer. Una pintura de nuestra infancia con aires de cordillera.

El tiempo

Soy Clara Ester Rodríguez, tengo 69 años, y hace 47 años que estoy casada con Adelmo Ponce. Tengo cuatro hijos: María Eugenia, María Elisa, María Laura y Gerardo David, todos casados y con niños. Somos una familia muy unida y pasamos momentos felices la mayor parte del tiempo. Desde marzo añoro la reunión familiar de los domingos en la que nos juntábamos a disfrutarnos, reírnos y, por supuesto, a comer cosas ricas. También tengo un grupo de amigas a quienes extraño siempre. Con ellas tenía juntadas semanales que hoy las mantenemos vía Whatsapp.

Si tengo que hablar del presente, nunca imaginé transitar un aislamiento de más de seis meses, y que parece que da para más tiempo.

La historia que les quiero relatar fue creada un día cuando caminaba por la vereda donde había jugado de chiquita, y vi muchas máquinas trabajar sobre la casa que era de mis abuelos, donde fui tan feliz. Luego de presenciar eso, llegué a casa y escribí esto que hoy les comparto.

Seis casas, seis veredas, seis jardines, seis árboles, una calle de tierra regada con el agua color chocolate que corría por las acequias mendocinas. Eras seis niños, todos se divertían limpiando las veredas de los vecinos por unas pocas monedas que luego se gastaban en golosinas, en la única panadería del barrio.

Al frente, un gran canal y una gran viña para cortar uva o bajar algunos duraznos. Los varones se trepaban a los árboles y llamaban a las niñas para que les recibieran esos ricos frutos; no se lavaban, solo se limpiaban en nuestros vestidos sin temer por lo que iba a suceder. Todo era natural. El tiempo de la inocencia, de las risas, las gallinas, los pollitos, los juegos y entretenimientos con olor a pureza, el baño en el canal y nuestros rostros felices por las travesuras.

Los inviernos duros, las primaveras con perfume a rosas, las tardes calurosas y secas, donde los mayores se sentaban debajo de los árboles a tomar mate junto a los vecinos con quienes compartíamos las navidades y fines de año. Cada familia armaba la mesa frente a sus casas, y así se festejaba con mucha alegría, la vestimenta era elegante, pero humilde. Sobre las mesas, platitos con nueces, almendras y pasas de uva, ese era nuestro manjar más esperado.

El tiempo… y el recuerdo del rico clericó guardado en barrica de barro cubierto con arpillera para mantener la fruta fresca. El tiempo… de los regalos, Papá Noel, Reyes Magos.

El tiempo… ¡Qué hermosa palabra! El tiempo se envolvía en el cuerpo, en el alma, en el espíritu y en la memoria.

El tiempo… de las escondidas como uno de los juegos preferidos, de la mancha, la pelota, las bolitas en los varones, las figuritas, las muñecas de trapo, vestidas con modelos exclusivos que las mamás cosían con tanto esmero y amor.

El tiempo… de la rica pastafrola preparada por mi abuela, el perfume de la sopa amarilla de tanto zapallo y, el olor a tostadas en las mañanas.

El tiempo en el que los abuelos hacían su día de visita.

Las frías noches de invierno donde mis abuelos nos abrigaban para que no pasáramos frío cuando salíamos de su casa.

El tiempo transcurrió… La calle se abrió, la viña se vendió, los niños dejaron de serlo, el canal  se tapó, y sobre él se construyeron negocios.

La casa de mis abuelos desapareció, una máquina ¿borró todos mis recuerdos?, ¿desaparecieron: las seis casas, los seis árboles, los seis niños, las seis risas, las seis alegrías, lágrimas y gritos de infantes?

Tiempo… ¿Qué podemos hacer con vos, para no dañar más tu tiempo?

Clara E. Rodríguez (69), Luján de Cuyo, Mendoza

#VOCESMAYORES

Registro Federal de Historias +60

Porota sos vos, soy yo, somos todas las personas envejecientes www.porotavida.com

Si querés recibir nuestros Podcasts y columnas en tu celular escribinos al 351 153062752 

Encontranos también en Instagram, YouTube, Spotify y Facebook como @porotavida

DESPIECE 1 - Diálogos sobre la vejez con Cristina Loza

Continúan las charlas para “Pensar las vejeces sin estereotipos” que impulsan la UTN Córdoba y El Club de la Porota. Hoy a las 18.30 en vivo por el canal de Youtube de @somoslaseu, la periodista y coordinadora del espacio, Sol Rodríguez Maiztegui, entrevistará a la reconocida escritora cordobesa, Cristina Loza. Juntas charlarán sobre la vejez. No te lo pierdas, será un encuentro inolvidable ¡Te esperamos!

DESPIECE 2Voces Mayores

Voces Mayores es una propuesta impulsada por El Club de la Porota y la Fundación Navarro Viola para visibilizar la potencia que habita en las historias +60. Leé, escuchá las historias que ya publicamos y animate a participar. Para más información ingresá a www.porotavida.com o a www.fnv.org.ar o escribinos por Whatsapp al +54 9 11 6300-7397 ¡Queremos escuchar tu voz!

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar