Gane quien gane

La Ciudad Hora Cero | Por J. Emilio Graglia

Formalmente, el pasado 12 de julio, los partidos y alianzas pusieron en marcha sus campañas electorales. De esa manera, los argentinos hemos iniciado el camino rumbo a las elecciones nacionales en las que elegiremos Presidente y Vicepresidente de la Nación, 24 Senadores y 127 Diputados Nacionales.

Los cordobeses ya tuvimos la primera visita de los dos candidatos que pueden ganar las elecciones presidenciales. Primero, vino Alberto Fernández a entrevistarse con el Gobernador de la Provincia, Juan Schiaretti. A continuación, vinieron Mauricio Macri y su candidato a la vicepresidencia, Miguel Ángel Pichetto.

Los ciudadanos ya empezamos a escuchar y ver las primeras publicidades radiales y televisivas. Son los primeros de muchos días de campañas plagadas de eslóganes electoralistas y frases hechas. Es lamentable, pero, a través de esas publicidades, poco o nada nos dirán los candidatos sobre sus planes de gobierno.

La primera escala de esta contienda será el 22 de agosto. Ese día se realizarán las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, las Paso. En la teoría, esta era una instancia para definir los candidatos. Sin embargo, los partidos políticos y las alianzas electorales presentaron “listas únicas” y vaciaron esta instancia.

De esa manera, las Paso solamente definirán los partidos o alianzas que competirán en la primera vuelta electoral. A esos fines deberán superar un mínimo del 1,5 por ciento de los votos válidos. Sin embargo, en la práctica, los resultados de las PASO posicionarán a los candidatos de cara a la siguiente instancia.

La segunda escala de la contienda serán las elecciones generales del 27 de octubre. Esa será la primera instancia para elegir al Presidente y al Vicepresidente de la Nación. Ese día también se elegirán Diputados Nacionales en todas las provincias y Senadores Nacionales en ocho (Córdoba no está entre ellas).

Asimismo, se elegirán las autoridades de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal decidieron pegar sus reelecciones a las elecciones presidenciales. Rodríguez Larreta arranca con ventaja. La gran duda es Vidal. Si no gana, la reelección del Presidente estará en serio riesgo.

Tanto la alianza “Juntos por el Cambio” que lidera Mauricio Macri, como el “Frente de Todos” que encabeza Alberto Fernández, han iniciado sus respectivas campañas entendiendo que las PASO se han convertido en la primera vuelta y que esta se ha transformado en el ballotage. Así, unos y otros tratarán de ganar el 27 de octubre.

El día después

Para consagrase en primera vuelta, la lista ganadora debería obtener el 45 por ciento de los votos o bien el 40 por ciento y más de 10 puntos porcentuales de diferencia sobre la segunda. Si no se diera alguna de esas dos hipótesis, entonces, habría ballotage (o segunda vuelta), el 24 de noviembre.

Según las encuestas existentes y sus correspondientes proyecciones, es altamente improbable que la lista ganadora aventaje a la segunda por más de 10 puntos porcentuales. Por lo tanto, las estrategias de los que pueden ganar se remiten a un mismo objetivo: alcanzar el 45 por ciento el 27 de octubre y evitar los riesgos de un ballotage.

Así las cosas, la polarización extrema que se esperaba entre el la primera vuelta y el ballotage, se ha anticipado súbitamente al inicio mismo de las campañas. No es una casualidad. Todo lo contrario, la polarización anticipada es el resultado de dos hechos políticos que protagonizaron el presidente y la expresidenta.

El primero fue la designación de Alberto Fernández como candidato a Presidente de Cristina Fernández de Kirchner. El segundo, en respuesta a aquel, fue la designación de Miguel Ángel Pichetto como candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Ambas decisiones buscaron esta polarización anticipada que parece indetenible.

Los candidatos de “Consenso Federal”, Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, enfrentan un panorama complicado. Frente a la polarización en marcha, sus chances son bastante remotas. Para alcanzar el 45 por ciento en primera vuelta, las dos coaliciones mayoritarias buscarán captar a sus simpatizantes y no les será fácil retenerlos.

A derecha e izquierda, José Luis Espert y Nicolás del Caño tratarán de asegurar un voto tan ideológico como crítico al macrismo y al cristinismo, respectivamente. Sus votantes se expresarán en las Paso. Pero será muy difícil contenerlos para una primera vuelta donde aquellas coaliciones buscarán definir la contienda.

Por su parte, Macri y Fernández de Kirchner tratarán de asegurar a sus respectivos “núcleos duros”. Pichetto buscará a los electores que no quieren volver al pasado, por miedo, bronca u odio. Fernández irá al encuentro de los electores que no quieren seguir en el presente, los decepcionados, desencantados o desilusionados.

El próximo presidente será Mauricio Macri o Alberto Fernández y, probablemente, gane en la primera vuelta, gracias a la polarización. Pero ninguno podrá gobernar en esas condiciones. El 11 de diciembre, el ganador necesitará del perdedor. Gane quien gane, deberá enfrentar un país en crisis, endeudado y empobrecido.

 

14 Julio 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar