Riff: hambre de verdades

Paseando por Youtube | Por José Emilio Ortega

Barbijos, soledad, altavoces repitiendo consignas de emergencia. Un virus indomable encerrándonos y desatando violencia física o moral. Transitando la avenida desierta, parecemos depositados en aquellas distopías de “futuro cercano” que hace cuatro décadas nos mostraban películas como Mad Max (1979) o Blade Runner (1982).

Me sorprendo musitando las estrofas de una gran canción que no fue. “Recorro lo que queda / luego del gran ruido / en un mundo de muy pocos sonidos” (Hoy solo soy otro sobreviviente, 1984). Firmada Michel Peyronel -Miguel Angel Ciccone Peyronel- y Norberto “Pappo” Napolitano, la canción era una de varias que Riff, la banda pionera del heavy metal en la Argentina que ambos integraban como baterista y guitarrista-frontman, venía desarrollando sobre esta temática desde su exitoso debut (Ruedas de Metal, 1981).

La carrera de Riff reconoció varias etapas. Aunque sólo la primera (1980-1984) encontró a sus integrantes (además de los dos mencionados, Victor “Vitico” Bereciartúa en bajo y Héctor “Boff” Serafine en guitarra) involucrados full time.

El importante debut discográfico, amplificado por Macadam 3…2…1…0 (1981), fue boom con el consagratorio Contenidos (1982), Epicas performances en festivales -B.A. Rock (1982), La Falda (1983)- y conciertos (gira nacional y Obras en 1983, donde registran el directo Riff en Acción), llevan al cuarteto muy rápido a la cima.

¿Qué seducía de aquella propuesta? Imagen (cuatro tipos bien lookeados) y un sonido aggiornado al New wave of British heavy metal (NWOBHM) que recogía influencias de AC/DC, Judas Priest o Saxon, captando al tradicional fan de Pappo’s Blues pero sumando al adolescente que no encontraba, en la diluida escena rockera argentina, vías efectivas de manifestación.

La lírica de la banda, sobre la que se han expresado biografías y ensayos, era el condimento final. Saliendo de la matriz localista. Espíritu motoquero -caminos, motores, velocidad, solidaridad-, insolencia adolescente, romances furtivos, color de escenas comic y una clara percepción del mundo posmoderno se traducen a un lenguaje actualizado y universal. El pionero uso de los video clips y un novedoso manejo de la escena (incluyendo efectos especiales) demostraba que el paso por Europa de Vitico, Michel y Pappo durante los ’70 no había sido en vano. En 1983 se incorpora el tecladista y cantante Danny Peyronel, hermano del baterista, ex Heavy Metal Kids y UFO, que podía versionar clásicos del grupo y nuevo material, en perfecto inglés.

La imperiosa necesidad de ir “a un lugar distinto” (Ruedas de Metal), rompiendo cánones, mantiene la tensión en la meteórica carrera de aquella primera integración de Riff. “Nadie dice que no / reafirman con su cabeza su estupidez” (“El Marqués bajo la luz”); “Váyase / usted es un fantasma que no quiero ver / Sordidez / de todo aquello que pasó una vez” (Sordidez); “Confusiones y contradicción / y mucha falta de comprensión (“No puedo soportarlo más”). “Yo se bien lo que quiero / pero quiero más” (Macadam 3,2,1,0), anticipando en nueve años la caída del Muro, como se ha dicho: “ya no hay URSS / ni USA / solo hay ángeles sucios por acá”. “Al confundir / blanco por gris / todo empezó a salir / fuera de mi (“Me tienen cansado”). Y profecía de “Pantalla del Mundo Nuevo”, con sus máscaras de gas, visores contándolo todo en el desayuno, humanoides disidentes en alerta total, y la advertencia: “te deseo buena suerte / ser humano del pasado / el cambio será fatal / y tu mundo nuevo usado”.

Youtube lo cuenta todo: clips, conciertos, la performance en el B.A.Rock, documentales. Aunque como diría Dickens, 1983 había sido el mejor y el peor de los tiempos para los Riff. La fama era acompañada de violencia en los conciertos, rechazo de la prensa y desgaste entre los músicos. Tras el fallido “fin de año sin cadenas” en un caótico show en Ferro (17 de diciembre, ya iniciada la presidencia Alfonsín), el grupo siente haberlo dado todo.

Larga distancia

Hubo discos solistas en 1984 para Peyronel (A toda makina, donde graba “Sobreviviente” entre otros temas compuestos para Riff) y Napolitano (Pappo en concierto, que incluye “A varios kilómetros de aquí”, “Esto no conduce a ningún lugar” -compuestos con Michel- y “Triple seis”). Vitico graba en 1985 Ha llegado la hora, en otro sonido (R & B). Los Peyronel ya estaban en España con Tarzen, Boff arrancando con Boxer y Pappo en Brasil con los Patrulha do Espaco.

Habrá un excelente regreso de la marca con Riff VII (fines de 1985), sin Peyronel ni Boff (los reemplazan JAF y Moro -luego Morelli-). “Dios devorador”, “La espada sagrada”, ”Ex-Terminador”, “Ojo animal” mantienen el foco, pero la experiencia dura poco.

La formación inicial regresa en 1990; “Zona de Nadie” (1992) es la consecuencia, carente de puntos musicales o líricos sobresalientes, dejará temas que el tiempo, sin embargo, rescató.

Pappo logró masividad con Blues Local (1992), en una carrera pendular; Riff regresa en 1996, con buenos conciertos. En 1998 graban Que sea rock, con canciones que sostienen el prestigio: “No obstante lo cual”, “Mala noche”, “En la ciudad del gran río”, “Larga distancia”, “Reza duro” o “Estamos hartos”, entre otras. Con este material y un cambio (Nico Bereciartúa por Boff) la banda hará sus últimos conciertos: Nico Bereciartúa por Boff. El andar fue inconstante, particularmente en el Carpo, con distintos proyectos paralelos. Grabó como solista “Buscando un amor” (2003) y alentó una gira de Riff para celebrar los 25 años de la banda (excelente último show en Cosquín Rock 2005, recomendado en Youtube). Pero el Carpo dejó la vida en la ruta, tantas veces retratada en las canciones de la banda a las pocas semanas.

Mientras Riff es desde 2018 una banda de cuidado autotributo (con Luciano Napolitano y Juan Moro reemplazando al Carpo y a Peyronel), Michel amenaza con “Héroes del Asfalto” o “Humanoides Disidentes”: otra vez la auto-versión.

El hambre de verdades, se fue de paseo. Pero valió la pena. Dejaron una obra monumental, que anticipó con claridad, este tormentoso presente. ¡Gracias Riff!

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar