El teatro político de Jorge Villegas

Escena | Por Leandro Calle

Delivery de libros. Me avisan por el celular que están abajo. Es un joven de Ediciones del Fogón. Con barbijo y un sobre en la mano lo veo por detrás de la puerta de vidrio. Amable y eficaz, intercambiamos unas palabras y vuelvo a mi hogar. Libros en tiempos de pandemia. Llego, asperjo sobre el sobre una nube de alcohol y espero. Al rato abro el envoltorio y lo primero que encuentro me hace soltar una carcajada. El libro de Jorge Villegas –uno de los mejores directores de teatro que tiene Córdoba- posee una faja de color rojo que dice lo siguiente: “Advertencia: este libro contiene escenas de peronismo explícito”. Ya comenzamos bien, me digo a mí mismo y celebro la ocurrencia. Desprendo la faja con cuidado para no romperla y estoy frente a “IN-Completo II”, de Ediciones del Fogón. Obras Teatrales de Villegas con un más que excelente prólogo de Germán Brignone y un dialogo con la especialista Soledad González.

En el encuadre académicamente preciso que hacen el texto de Brignone y el diálogo con González, el lector puede encontrar dos obras magistrales del teatro histórico de Jorge Villegas: “¡Argentina Hurra! (pensé que se trataba de cieguitos)” y “Maten a Rosas”. Dos piezas teatrales arraigadas en el ámbito de la historia argentina: Perón y Rosas. En las dos ocasiones, obras provistas de ironía y compromiso político.

Más allá que podamos clasificar (si es que se puede) las obras de Villegas como “teatro histórico”, creo que la palabra justa es teatro político, comprendiendo la historia dentro de lo político. Este aspecto ya genera una faceta importante de la obra villegeana. No se trata de un teatro para distraer solamente, y mucho menos de una alienación dramática, como la que estamos acostumbrados a ver en gran parte de las propuestas carlospacenses del verano. No, la obra de Villegas es una obra que nos pone incómodos. De ahí el recurso, perfectamente explicado y explicitado por el prologuista, de Bertold Brecht: el efecto de distanciamiento, “verfremdung”.

El mismo Villegas lo aclara en la entrevista: “Esa es una técnica que se llama “vrefremdung, creada por Bertold Brecht. Que era detener el relato y provocar una lectura sobre la situación de estar ahí… Esa técnica te recuerda que estás en el teatro, que el teatro es un hecho político y que hay miles de formas de linkear cosas que sucedieron y que la operación del recuerdo también es una operación política”.    Tanto en la obra “¡Argentina Hurra!”, como en “Maten a Rosas”, hay varios momentos en donde se aplica esta técnica. En la obra sobre Rosas, por ejemplo, cuando Villegas expone de manera contundente y con la cita específica el pensamiento de Sarmiento acerca de los gauchos (“No trate de economizar sangre de gaucho, ese es un abono que es preciso hacerle al país. La sangre de esa chusma criolla, incivil, bárbara y ruda es lo único que tienen de seres humanos”, en la carta a Mitre), es en ese momento e inmediatamente donde Jorge Villegas introduce la técnica brechtiana, y el actor profiere hacia el público: “Sabían esos jóvenes amantes de Francia que en esos mismos momentos el país que admiraban iba a sojuzgar con violencia, o sea someter a Costa de Marfil, Argelia, Sudán, Túnez, Conchinchina, Guinea, Somalia, Camboya, Congo, Madagascar, Siria y Líbano. Pregunto.”

Villegas llama, a su tratamiento dramático histórico, “ficción documentada”, y es acertado. Hace teatro, no hace historia, pero desde el teatro se anima a revisar la historia, a rearmarla, a comprenderla, a cambiarla. Y por supuesto, como es un autor serio, se documenta bien.

Luego, la devolución artística que hoy vemos plasmada en un libro, y otras veces hemos podido ver en la acción mágica del teatro en acción, es un todo complejo, donde lejos de dejar hilachas o fisuras, el autor/director, genera una obra original y movilizadora.

Villegas es también docente, y ese aspecto también lo pone en juego a la hora de dirigir y escribir.

Junto con la poesía, el teatro es una de las temáticas minusvaloradas en las librerías. Generalmente se encuentran en los depósitos, en el último estante, para lo que es preciso agacharnos y revisar los libros de rodillas, o simplemente hay que atenerse a la respuesta gélida del vendedor, que mira la pantalla de una computadora: “Si me dice el título y autor lo podemos buscar por aquí”. Es raro encontrarse con un sitio amplio en una librería, en donde podamos hojear diversas obras de teatro. A lo sumo, lo que se encuentra más a mano son las piezas clásicas, pero ¿teatro argentino escrito? ¿publicado? Algo siempre se encuentra: Tito Cossa; Griselda Gambaro; Tato Pavlovsky. Aunque, para ser honestos, es poco y poco visible.

Córdoba tiene una larga tradición de teatro, y dentro de esa trayectoria el nombre de Jorge Villegas es clave. Que Ediciones del Fogón, una editorial nueva e independiente, haya querido publicar el teatro histórico-político de Villegas no deja de ser un acierto, y un aporte a la cultura teatral cordobesa.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar