El oficio de aprender chino

Desafíos - Aprendizajes | Por Federico Vélez

Sabemos que aprender chino no es fácil y es por muchos considerado como el “idioma del futuro”, pero ¿cómo mejorar su enseñanza y aprendizaje? El idioma chino que conocemos y que ha llegado a todas las casas de estudio es el chino mandarin, que es la lengua oficial de China o “putonghua”. Sin embargo, en la vasta extensión de su territorio se da una convivencia con otras lenguas o dialectos, según el criterio que se adopte.

En la actualidad el idioma chino es el segundo más hablado del mundo, con más de 1.000 millones de personas. Además, es uno de los seis idiomas oficiales de la ONU. Al momento de su aprendizaje, todo alumno descubre que existen dos obstáculos colosales: los tonos y los caracteres.

A diferencia de otras lenguas, el chino mandarin tiene cuatro tonos: continuo (-); ascendente ( ´ ); ascendente y descendente ( ˇ ); descendente ( ` ). Saber diferenciar y pronunciar correctamente cada carácter con su tono correspondiente es crucial para hablar chino, caso contrario, se vuelve una tarea confusa y hasta imposible.    Para ejemplificar: no es lo mismo “ma” en segundo tono (cáñamo); “ma” en tercer tono (caballo); “ma” en cuarto tono (insultar). “Tang” en primer tono es sopa; mientras que en cuarto tono significa caliente. Y así podríamos enumerar miles de ejemplos de este tipo.

En segundo lugar, los caracteres. El alumno debe aprender un sistema de escritura totalmente ajeno y de gran complejidad, algo de lo que está exento en el aprendizaje del inglés, italiano, francés, etc. En total existen aproximadamente 56.000 caracteres, pero una persona con un nivel promedio de educación debe dominar entre los 5.000 y 7.000 caracteres, como mínimo.

¿Cómo podemos mejorar su enseñanza y aprendizaje? Uno de los primeros errores que se observa es la falta de centralidad que se asigna a los radicales. De acuerdo con Elizabeth Scurfield, una de las fundadoras del Departamento de Chino de la Universidad de Westminster, en el Reino Unido, un radical es “el componente de un carácter que nos da una idea parcial del significado del carácter completo”. Así, el radical de electricidad, “diàn”, se encuentra en todos los caracteres que refieren a aparatos eléctricos (como celulares, bombita de luz, computadora, etc.); enseñar estos radicales (más de 100) paulatinamente desde las primeras clases ayuda a una mejor comprensión y memorización de los caracteres.

Otro problema está en la didáctica utilizada. La ausencia de reglas mnemotécnicas, la insuficiencia de tareas y actividades grupales, la escasez en el uso de herramientas virtuales (como YouTube, Facebook), de aplicaciones móviles (como Hello Chinese), y la falta de manejo de diccionarios físicos o virtuales (como PLECO), dificultan un aprendizaje más consciente. A esto se agrega un obstáculo poco percibido: muchos profesores no dominan con fluidez el español, y, por consiguiente, no logran “conectar” con el alumno en cuanto a las preguntas que reciben y las explicaciones poco claras que proporcionan.

HOY DÍA CÓRDOBA dialogó con Juan Iturriaga Brito, profesor del Instituto Confucio, de Santo Tomás, en Chile:  

- ¿Cómo fue tu primer acercamiento con el idioma? ¿Qué te llevo a ser profesor de chino?

- Siempre tuve interés por el idioma, sin embargo, las posibilidades de acceder a este no eran muchas en mi época escolar, mucho menos para una persona de provincias, como yo. En la Universidad, de casualidad encontré la clase opcional de chino, y quedé fascinado desde el día uno.

Mi primer profesor, Zhao Jianfeng, me inspiró a desear ser profesor de chino. Su didáctica, su amor por la enseñanza y paciencia calaron hondo en mí. Una cosa llevó a la otra, y al semestre siguiente me fui becado a la Universidad de Granada, en España, donde pude estudiar un semestre de chino como carrera.

- En tu opinión, ¿consideras tener una mayor facilidad para la enseñanza de chino al ser un hispanohablante nativo?

- La ventaja del profesor de chino hispanohablante, al enseñar a otros hispanohablantes, recae en la posibilidad de explicar con lenguaje cercano y sencillo las sensibilidades difíciles de captar en la fonética y gramática básica. Ahora bien, un profesor sinohablante también puede enseñar muy bien en todos los niveles si tiene formación pedagógica, y una historia en el país en el cual enseña. Un profesor hispanohablante puede hacer un trabajo interesante en niveles iniciales, sobre todo si trabaja en conjunto con un profesor nativo. La combinación de ambos da grandes frutos, como hemos comprobado en el Instituto de la Universidad Santo Tomás, en Chile, en este semestre con las clases online.

- ¿Cuáles son las grandes dificultades que observas en el aprendizaje del idioma?

- Cada competencia de la lengua china tiene sus dificultades. En los niveles básicos, en mi opinión, la dificultad más evidente recae en la pronunciación. En la medida que los estudiantes van avanzando, a la dificultad va sumándose también la gramática, la cual a veces se distancia de la gramática de las lenguas romances y genera ciertas interferencias en la traducción (muchos estudiantes tienden a la traducción literal y esto los complica más aún). Espacio aparte merece la escritura, la cual suele ser una dificultad constante: recordar el orden de los trazos, componentes, y otros, es una tarea que demanda de mucho esfuerzo. Sobre todo, el problema es mayor cuando los profesores solo enseñan con la transcripción fonética “pinyin”, y dejan la escritura de caracteres chinos para estados posteriores, de modo tal que las competencias del estudiante se desarrollan de manera desigual.

- ¿Qué consejos darías a aquellos que desean embarcarse en el estudio del chino por primera vez?

- Tener mucha paciencia, entender que idioma y cultura son uno solo, de modo que, si quieren aprender chino, tendrán que aprender sobre su cultura y forma de ver el mundo. Además, sugeriría no tener miedo al error, intentar hablar desde el primer día, e intentar oír podcast o ver series en que se utilice el idioma.

Como sostienen los analistas internacionales, en el futuro cercano hablar chino será un requerimiento creciente para cualquier profesional.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar