El otro Mundial

Las más importantes definiciones políticas recién alumbrarán en el verano de 2015

por Ernesto Kaplan
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Con la pelota a punto de dejar de rodar en Brasil, los fichajes para la pretemporada electoral en Córdoba empiezan a tomar forma. De todas maneras, las más importantes definiciones políticas recién alumbrarán en el verano de 2015, una vez que los principales dirigentes locales definan el espacio en el que dirimirán su futuro en la contienda mayor por la sucesión, tanto en el plano provincial como en el nacional.

En este marco, comienzan a esbozarse postales que pueden interpretarse como globos de ensayo para la etapa eliminatoria que vendrá. La imagen de José Manuel de la Sota compartiendo ayer junto a todo su gabinete el acto central por el Día de la Independencia en la ciudad de Marcos Juárez fue la confirmación de que el titular del Ejecutivo cordobés no está dispuesto a descuidar el pago chico. Por más que avance en un acuerdo macro con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa (quien sorpresivamente se ausentó de la ceremonia), tendiente a disputarle la Casa Rosada al kirchnerismo con el sello de la Democracia Cristiana, es decir, por fuera de la estructura tradicional del PJ, De la Sota no le saca la vista a su territorio. Ese, en el que Mauricio Macri pretende ganar espacios tras la exitosa experiencia de las legislativas de 2013.

Luego de que el Pro y la UCR sellaran un pacto largamente buscado para impulsar la postulación del vecinalista Pedro Dellarossa en Marcos Juárez, el Gobernador decidió provincializar la campaña que culminará con los comicios del 7 de septiembre. En el primer test electoral de relevancia que tendrá este distrito, el mandamás del Centro Cívico hará todo lo que esté a su alcance para impedir que el macrismo le grite un gol en la cara y se anote un poroto rumbo a la compulsa del año venidero. Como se sabe, el tablero de una oposición dividida y hasta enfrentada es el que mejores resultados le ha proporcionado a De la Sota para conservar su liderazgo indiscutido en nuestra provincia. Él sabe mejor que nadie que si el experimento lanzado por el macrismo y avalado por un sector del radicalismo se impone en esta prueba podría traducirse más adelante en un entendimiento provincial entre ambas fuerzas. Opción que el Gobernador quiere desarticular cuanto antes.     

La ingeniería para contrarrestar la marea amarilla no será sencilla. Sucede que Macri consiguió en Marcos Juárez los servicios del ya citado Pedro Dellarossa, hijo del fallecido ex intendente Henry Dellarossa, una marca registrada para los habitantes de ese municipio. Se trata de una figura conocida y con una importante valoración por la herencia que dejó su padre. Por el contrario, el peronismo, que en la actualidad gobierna esa comuna de la mano de Eduardo Avalle, se encuentra en la encrucijada de tener que definir a un sucesor, debido a que el actual jefe municipal ya fue reelecto y no está habilitado para ir por un tercer mandato.

Así las cosas, el pejota baraja dos alternativas: presentarse en la prueba solamente con la candidatura del director del hospital local, Daniel Fragazzini, un delasotista puro que ayer recibió un fuerte espaldarazo del jefe de la Casa Espejada; o bien sumar a la fórmula de Unión por Córdoba a otro vecinalista, el presidente del Concejo Deliberante,  Horacio Latimori.

Lo cierto es que el peronismo tendrá tiempo hasta el 29 de julio para inscribir a sus postulantes. Independientemente de que vayan juntos o separados, ninguno garantiza un triunfo seguro. Es por ello que el Gobernador tendrá que apuntalar a su figura, pegándola a los logros de su gestión. De allí se explica el desembarco masivo de la víspera de la parafernalia del gobierno de Córdoba. Un dato que no pasó desapercibido. Fragazzini y Latimori flanquearon al titular del Ejecutivo en el palco que se montó para la celebración patria.  


Un cepo a Mestre

Mientras esto ocurre en el interior, De la Sota trabaja en otros frentes. Por un lado, acota el margen de maniobra de sus opositores, especialmente el del intendente Ramón Mestre. El referente radical amagó hace algún tiempo con impulsar un plan para disputarle la Provincia a la coalición de UpC, pero se terminó ahogando en un coctel de errores de gestión en el Palacio 6 de Julio. Por esa razón, hoy bajó sus pretensiones y apenas si aspira a ir por su reelección en la Municipalidad. Con el Lord Mayor tratando de salir de una larga resaca, el Gobernador considera que ya dejó a un competidor en primera ronda.
Esta situación de debilidad en que se halla el mestrismo habilitó recientemente la irrupción en la esfera provincial del intendente de Río Cuarto, Juan Jure, y del titular de Manfrey, Ercole Felippa. Ambos quieren ir por el sillón de El Panal con la venia de la UCR y el Pro. Sobre el particular, este cronista se atreve a arriesgar que ninguno de los dos llegará a la final, en un mano a mano con la división panzer peronista. Sólo Mestre podrá ocupar ese sitial, siempre y cuando se decida a dejar de ser el Chirolita del Gobernador.  

Por otra parte, De la Sota refuerza su proyección nacional profundizando las diferencias con la administración de Cristina Fernández. Todo vale en su estrategia de mostrarse como la contracara del conjunto kirchnerista. Desde recibir con honores al futbolista Carlos Tevez, excluido de la lista del entrenador Alejandro Sabella, hasta atacar el proceso inflacionario, la negociación con los fondos buitre, y la falta de envío de partidas para el sistema previsional cordobés.

Finalmente, cabe agregar que más allá del legítimo intento por posicionarse en la consideración del electorado de toda la Argentina, el Gobernador no debería perder de vista que primero está Córdoba. Y que el enfriamiento de la economía nacional, derivado en suspensiones masivas y despidos –por ahora aislados- en la industria metalmecánica local, es una señal preocupante que da cuenta que el problema está lejos de resolverse con la entrega de créditos de Bancor para alentar el consumo en rubros castigados como puede ser el automotor. Esta inquietante realidad requiere de mayores esfuerzos tales como el de tender puentes con la Nación para encontrar soluciones conjuntas que posibiliten afrontar el otro “mundial”. Ese que no se televisa y que consiste en garantizar la subsistencia de los que no juegan a la pelota. Son los asalariados, los jubilados, los desocupados, los estudiantes. Los que, en definitiva, la peleamos todos los días del año, cualquiera sea la camiseta con que salgamos a la cancha.

@ernestkaplan

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar