Por el dólar, la inflación de septiembre rozó los seis puntos

La devaluación del peso en agosto provocó un incremento de 5,9% en el Índice de Precios al Consumidor; el indicador acumuló un alza de 37,7% entre enero y el mes pasado 

La devaluación que sufrió el peso a mediados de agosto impactó con fuerza en la inflación de septiembre y amenaza con presionar también los precios de octubre. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) avanzó 5,9% el mes pasado respecto de agosto y acumuló un alza de 37,7% en lo que va del año y de 53,5% en los últimos 12 meses.

El rubro Prendas de vestir y calzado sufrió el efecto directo de la suba del dólar y cerró el mes con un aumento de 9,5%. También se ubicaron por encima del promedio Salud (8,3%), Bienes y servicios varios (8,2%), Recreación y cultura (7,6%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (7,4%) y Comunicación (6,7%).

En tanto, Alimentos y bebidas no alcohólicas, rubro de gran incidencia en los sectores de menores recursos, aumentó 5,7%. “Alimentos, que tiene mucho componente transable y por lo tanto suele estar arriba del promedio cuando sube el tipo de cambio, en este caso estuvo ayudado por la quita del IVA (Impuesto al Valor Agregado)”, advirtió ayer a medios bonaerenses Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma. También cerró en 5,7% Bebidas alcohólicas y tabaco.

El dato de septiembre estuvo en línea con el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica cada mes el Banco Central de la República Argentina (BCRA). En el informe, difundido a principios de octubre, los participantes del estudio proyectaron una inflación de 5,8% para septiembre.

Si continúan los aciertos en materia pronósticos privados, el panorama, a futuro, es poco alentador. La consultora Elypsis advirtió, el martes pasado, que la escalada de precios se aceleró durante la segunda semana de octubre. Según su indicador de alta frecuencia, los precios minoristas subieron 1,1% la semana pasada “impulsados por mayores aumentos en alimentos y bebidas”. Con este incremento, ya acumulan un alza promedio de 2,8% en los primeros 13 días del mes, añadieron.

Cabe recordar que el REM también proyectó una suba de precios anual de 54,9% para todo el año. Sin embargo, ese pronóstico parece optimista ante el agravamiento de los indicadores económicos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) aplicó en su último informe. Según la entidad crediticia, los precios subirán 57,3% en 2019 y 39% en 2020.
“Que el año cierre con una inflación mayor al 50% lo convertirá en el dato anual más alto de los últimos 28 años”, advirtieron Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). “Y los precios relativos anticipan que podría haber mayores problemas de cara a 2020”, añadieron.

El Central culpa a las primarias

El Banco Central atribuyó la fuerte alza de la inflación en septiembre a la incertidumbre financiera que se desencadenó tras las elecciones primarias del 11 de agosto pasado. “Tras conocerse los resultados de las Paso hubo una fuerte corrección a la baja de los precios de los activos argentinos y una suba del tipo de cambio que interrumpió transitoriamente el proceso de baja de la inflación que veníamos transitando desde abril pasado”, argumentaron desde el BCRA.

Por su parte, y desde la oposición, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, criticó los pocos resultados de la Casa Rosada respecto de la suba de precios. “El Presidente está preocupado porque levanto mi índice al hablar. Pero hay índices que le arruinan la vida a la gente y condenan a millones a la pobreza. Presidente Mauricio Macri, sea serio y preste atención al índice de inflación”, aseguró el ex jefe de Gabinete por las redes sociales.

50.000 puestos laborales menos

Sin dudas, la textil fue una de las industrias más golpeadas por las políticas económicas del gobierno nacional. La caída del consumo y la enorme apertura de las importaciones provocaron una fuerte crisis en un sector castigado históricamente por su alto porcentaje de informalidad. Según el presidente de la Fundación Pro-tejer, Yeal Kim, la industria textil habrá perdido 50.000 puestos de trabajo, entre trabajadores en blanco y en negro, cuando el presidente de la Nación, Mauricio Macri, finalice su mandato.

“Este Gobierno no le dio importancia a la industria nacional, más bien todo lo contrario”, dijo ayer el titular de Pro-tejer, en el marco de la 15ª edición de Protextil. Entre los principales reclamos del sector se encuentran la carga tributaria (50% de los precios al consumidor final son impuestos) y las altas tasas de interés. Cabe recordar que la tasa promedio de las Letras de Liquidez cerró ayer en 68%.

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar