Francia le bajó el pulgar al pacto europeo con el Mercosur

Macron echó por tierra el tratado que “ponía en peligro la biodiversidad y el clima”.

Tras reiterados indicios puestos en evidencia desde hace ya más de un año, el gobierno de Francia le bajó el pulgar al tratado de libre comercio de la Unión Europea (UE) con el Mercado Común del Sur (Mercosur). La decisión de la administración del presidente Emmanuel Macron se fundamenta en que ese acuerdo “ponía en peligro la biodiversidad y desregulaba el clima” por la deforestación que conlleva.

La gota que rebalsó el vaso fue el resultado que se desprendió de un informe elaborado por un equipo de expertos creado por el propio gobierno galo y presidido por el economista Stefan Ambec (Comisión Ambec). Estos especialistas que fueron convocados para evaluar el impacto del acuerdo sobre el ambiente, presentaron un documento de casi 200 páginas en el que dispararon que se trata de “una oportunidad desperdiciada de la Unión Europea para obtener garantías medioambientales, sanitarias y sociales”.

Entre los argumentos de esta sentencia, el grupo de estudio señaló que el pacto implicaría un aumento del orden de 5% en la deforestación en los primeros seis años tras su aplicación, lo que equivale a un total de 700.000 hectáreas. Según calcularon, esas zonas de pastoreo extra serían las necesarias para abastecer la suba de hasta el 4% de carne bovina destinada a Europa.

Por este motivo, estimaron que el acuerdo provocaría un incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero, con un acumulado que llegaría a las 6,8 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono. Por un lado, este supuesto va en contra de los principios del Acuerdo de París y, por el otro, el costo medioambiental que se desprende de las emisiones de CO2 es de 250 euros por tonelada, lo que sumaría una cifra millonario que no sería rentable ya que las ganancias económicas nunca lo compensarían.

“El nivel de ambición de este proyecto de acuerdo es insuficiente como herramienta para que nuestros socios comerciales asuman mejor el problema climático y la protección de la biodiversidad, principalmente a través del respeto al Acuerdo de París”, señalaron desde el Ejecutivo francés. El rechazo galo se suma al ya confirmado por los gobiernos de Países Bajos y Austria, y a la reticencia de Bélgica, Irlanda, Luxemburgo y Alemania.

El principal apuntado en este incumplimiento de las medidas ambientales es el Estado brasileño, que está en el ojo de la tormenta por los voraces incendios que azotan a la selva amazónica. Para continuar con el tratado, desde Francia requieren que se asegure que el “acuerdo no provocará ninguna desforestación importada de la Unión Europea”, que los compromisos de los países del Mercosur con respecto al clima sean “jurídicamente vinculantes” y que los controles de aduana y la trazabilidad “sean más frecuentes” y respeten “las normas medioambientales y sanitarias”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar