La Patria, tarea pendiente

Editorial

Ha pasado otro 25 de Mayo. Se cumplieron 208 años de aquella “Revolución de Mayo” que dio origen a la independencia nacional algunos años después. No son muchos años, pero sí los suficientes para saber si aquel ideario revolucionario ha dado frutos o se ha marchitado.
El de este año fue un 25 de Mayo sin celebraciones. El Gobierno que encabeza el presidente Mauricio Macri estuvo escondido. No se puede reclamar necesariamente un festejo masivo como el que realizaban los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández durante sus mandatos, porque las grandes convocatorias no forman parte de la cultura política de la Alianza Cambiemos.
Sin embargo, no hubo ni siquiera un mensaje presidencial en el marco de la fecha patria más importante de la historia nacional, lo que difícilmente pueda ser adjudicado a una cultura política, cualquiera sea. Encerrado en una crisis de la que no haya salida, la administración macrista se llamó a silencio. Es claro que la situación de la economía no da para fiestas, pero de ahí al vacío hay un gran trecho.
En política no hay vacíos: los espacios que unos dejan son ocupados por otros. Así, tanto en Buenos Aires como en las grandes ciudades del interior, los eventos del 25 de Mayo fueron impulsados por una movilización que reunió a diversos sectores opuestos a las políticas económicas del gobierno nacional. Con legítimo derecho, esos sectores se expresaron bajo la consigna “La Patria está en peligro. No al Fondo Monetario Internacional”. La movilización fue pacífica y sin liderazgos, autoconvocada.
Se equivoca el oficialismo si la atribuye solamente a la oposición kirchnerista, o a un intento desestabilizador. Esta, como cualquier otra movilización opositora, expresa un descontento popular que se ha generalizado por la persistencia de la inflación y la consiguiente pérdida del poder adquisitivo.
Pero debe remarcarse que la Patria no está en peligro porque el gobierno nacional se endeude con el FMI. Tal relación de causalidad carece de fundamentación.
La vuelta al FMI puede ser una decisión correcta o incorrecta, según el análisis que se haga del contexto nacional e internacional; pero, de por sí, no pone en peligro a la Patria.
La Patria está en peligro porque la clase dirigente argentina es incapaz de alcanzar los consensos mínimos para salir de una crisis como la actual.
El 25 de Mayo nació la Patria, según nos enseñaron en la escuela primaria y repetimos desde entonces. Más de dos siglos después, sigue siendo una tarea pendiente. Porque es una construcción colectiva. Con un Gobierno sumido en sus tribulaciones y una oposición al acecho, sí la Patria peligra.

28 Mayo 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar