Los debates que vendrán

Editorial

Desde un punto de vista formal, ya se puso en marcha la campaña electoral de cara a la primera vuelta. El venidero 27 de octubre, los argentinos volveremos a las urnas. Esta vez no serán las elecciones primarias para elegir candidatos sino los comicios generales para elegir presidente y vicepresidente de la Nación, diputados nacionales y senadores nacionales.

Políticamente, este proceso se inició el mismo domingo 11 de agosto. Las declaraciones del presidente Macri fueron el punto de partida. Ese domingo por la noche, antes que se conocieran oficialmente los cómputos provisorios, el primer mandatario reconoció que había tenido “una mala elección” y que le dolía no haber conseguido todo el apoyo que esperaba.

Desde entonces, la situación económica y social ha empeorado notoriamente. La fuerte devaluación del peso y su inmediata correlación con el aumento de la inflación, han provocado más pobreza. Junto con un programa de medidas de “alivio”, se anunció un “reperfilamiento” de la deuda y un cepo limitado a la compraventa de dólares.
En ese marco, se inicia la campaña. Para el oficialismo, la meta es estabilizar el precio de la moneda estadounidense y, así, aferrarse a la posibilidad de un ballottage. Para que eso suceda, Alberto Fernández debería bajar del 49,50% que obtuvo en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) a menos del 45 y, a su vez, Mauricio Macri debería subir del 32,94 a más del 35%.

La campaña será el momento para que los candidatos discutan sobre las causas y las consecuencias de la crisis que sufre la Argentina. No obstante, la contienda no puede ni debe limitarse a un intercambio de acusaciones y reproches. Más allá de las responsabilidades de unos y otros, la clave será que se propongan políticas para salir de esa crisis.
La situación argentina no da para agravios ni chicanas. Es imprescindible que los postulantes, oficialistas y opositores, demuestren la madurez política que la hora requiere. No se trata de negar las críticas pero sí de evitar los extremismos. Profundizar la grieta es peligroso para la estabilidad del país y, además, contraproducente para quienes lo intenten.

En medio de la campaña, habrá dos debates. Los seis postulantes han confirmado su participación y esa es una buena noticia. Estará el primer mandatario y líder del PRO, que aspira a la reelección, y el postulante del Frente de Todos, el más votado en las primarias. También estarán Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión.

La experiencia del pasado debate entre Mauricio Macri y Daniel Scioli, demostró que los candidatos no siempre dicen la verdad o que prometen cosas que luego no pueden cumplir. Sin embargo, estas instancias son útiles para que los electores elijan conociendo las propuestas y, también, para que controlen, premien o castiguen a los elegidos para gobernar.

09 Septiembre 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar