La oposición no gobierna

Editorial

Como se sabe, el gobierno nacional que encabeza el presidente Mauricio Macri no tiene mayoría en la Cámara de Diputados ni en el Senado de la Nación. Este hecho no le ha imposibilitado la sanción de las leyes requeridas para administrar el país. La división de la oposición ha jugado a favor del oficialismo en este aspecto.
Sin embargo, los bloques opositores han logrado algo nuevo desde que la alianza Cambiemos gobierna por decisión de la mayoría del electorado argentino. Han obtenido los despachos favorables de las respectivas comisiones para que la Cámara de Diputados trate el denominado proyecto de “Razonabilidad en las tarifas de servicios públicos”.
Llamativamente, el proyecto de ley al que nos referimos cuenta con el apoyo de los legisladores kirchneristas del Frente para la Victoria, del Frente Renovador de Sergio Massa y, también, de justicialistas que responden a los gobernadores de ese partido. Semejante coincidencia debería preocupar a un oficialismo sin mayorías legislativas.
Esencialmente, el proyecto que reúne a los opositores en la Cámara de Diputados de la Nación, supone tres puntos básicos: retrotrae las tarifas de energía eléctrica y gas natural a noviembre de 2017, disminuye el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que pesa sobre dichas tarifas a un 10,5 por ciento y permite que aumenten de acuerdo con los salarios.
Desde ya, el gobierno nacional tratará de impedir la sanción de ese proyecto de ley. A ese fin, ha puesto en marcha un mecanismo de negociación política con los gobernadores provinciales del justicialismo. De esa manera, buscará restar el apoyo de los legisladores que responden a los mandatarios de sus respectivas provincias.
Sin dudas, la sanción de este proyecto significaría una demostración de fuerza de una oposición capaz de unirse en este u otros temas y, por consiguiente, un costo político muy alto para el gobierno de Cambiemos. Además de un costo fiscal que, según las apreciaciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, ascendería a 225.000 millones de pesos.
Atento a estas razones, si fuese aprobado, el presidente Macri lo vetaría, tal cual han anticipado sus voceros. En este caso, el titular del Poder Ejecutivo Nacional evitaría el costo fiscal pero no el político. Tal vez, esa sea la intencionalidad de la oposición.
En ese marco, el gobernador de la Provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, ha fijado públicamente una postura política que parece razonable. Es lógico que la oposición se oponga a los aumentos de las tarifas en los servicios públicos y es deseable que proponga alternativas. Pero la oposición no gobierna y ese es su límite. Fijar las tarifas es una atribución y una responsabilidad del gobierno de turno.

07 Mayo 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar