Otra ciudad es posible

Editorial

La ciudad de Córdoba es una de las dos principales urbes del interior del país, junto con la ciudad de Rosario. Es la capital de nuestra provincia y la cabecera del “gran Córdoba”, es decir, de la región metropolitana donde viven dos tercios de los cordobeses. Por su geografía e historia está llamada a liderar procesos de cambio a escala provincial y nacional.

Sin embargo, durante las últimas décadas se ha debatido entre los fracasos y las frustraciones de diversas gestiones municipales provenientes de distintos partidos políticos. Lejos de progresar, se advierte un retroceso y, en el mejor de los casos, un estancamiento en relación con el desarrollo urbano, económico, humano y social.

Después de la recuperación de la democracia representativa, aquel 10 de diciembre de 1983, la capital cordobesa tuvo dos intendentes que gobernaron durante 16 años. Primero, Ramón Bautista Mestre y, luego, Rubén Américo Martí. Aquellos dos intendentes radicales son recordados hoy por sus muy buenas gestiones al frente del Palacio 6 de Julio.

A partir del año 1999, se inició una decadencia muy notoria. Aquel año, Germán Kammerath le ganó las elecciones a Mario Negri y se hizo cargo de la intendencia, aupado por el justicialismo. Después de su malograda gestión, vino Luis Juez, en nombre del Partido Nuevo, y ganó con la mayor cantidad de votos en la historia de las elecciones municipales.

En 2011, Ramón Javier Mestre logró lo que parecía imposible: recuperó la intendencia capitalina para la Unión Cívica Radical. Mucho más, cuatro años después fue reelegido. Si bien nunca obtuvo más del 35 % de los votos, sus dos triunfos consecutivos marcaron un hito en la política cordobesa. Mestre (h) fue el primer intendente reelegido en 20 años.

El próximo 12 de mayo, los cordobeses elegiremos un nuevo jefe municipal. Todavía no se conocen los nombres de los candidatos que presentarán los partidos o alianzas para ocupar ese cargo. Es necesario que, superada esa discusión al interior de las respectivas fuerzas políticas, los cordobeses podamos debatir algunas propuestas de cara al futuro.

Córdoba sigue siendo una ciudad con innumerables dificultades. Los servicios de transporte y de higiene urbana están lejos de ser satisfactorios. El mantenimiento del alumbrado y de las calles sigue siendo deficitario. La descentralización municipal sigue esperando que algún intendente se ocupe. El área metropolitana sigue necesitando una ciudad capital que la lidere.

La simultaneidad con las elecciones provinciales no debe impedirnos un debate serio y profundo sobre la ciudad que queremos para los próximos 10 años. Otra ciudad es posible, más participativa y solidaria, con más y mejores servicios. Los candidatos deben decirnos cómo proponen lograrla.

11 Marzo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar