Lo importante en la famiglia

El avispero

Lo importante en la famiglia

¡Buenas, queridos lectores! ¡Qué lindo feriado este que acabamos de pasar! Aunque, claro, con estas reclusiones y aislamientos una se confunde y el feriado parece un día acuarentenado normal de semana. Y eso que el gobierno de Córdoba había dispuesto que, para que la ocasión en que celebramos a don Miguel Martín de Güemes sea aprovechado familiarmente, se podían realizar en este finde largo “reunificaciones familiares”, con hasta 10 integrantes. Una idea meritoria, sin duda, especialmente para aquellos que los 88 días que llevamos de cuarentena han sido especialmente gravosos lejos de sus seres queridos. Aún así, y a pesar de tan loables intenciones gubernamentales, hay que decir que los cordobeses se largaron en bandada, como si mismamente les hubieran abierto los barrotes de una reclusión carcelaria.

Hecha la ley hecha la trampa, reza el refranero del avivado argento, y así, en mis vuelos por los alrededores de mi casa pude ver auténticos amontonamientos de “familias ampliadas”, donde el límite máximo de 10 asistentes había quedado chiquito y alejado… Zzz… Esperemos que la reunificación familiar no nos salga cara a los cordobeses, queridos lectores, porque, mientras nosotros nos sentamos a comer ese postergado asadito o salimos a caminar por la constanera del Suquía, los médicos nos alertan de nuevos brotes dentro de nuestra misma ciudad; los contagios en Buenos Aires siguen subiendo en espiral; provincias vecinas vuelven a la fase más estricta del aislamiento; el Chaco dispone de cuatro días de asueto y reclusión total de la ciudadanía; el Presidente advierte que quizás haya que recular con las flexibilizaciones… Complicado, queridos lectores, quizás en estos tiempos cuidar a la familia sea no vernos de a tantos ni tan juntos, y esperar que estos malos vientos se disipen… Zzz… Zzz…

Partidas premeditadas

Pasando de mis chismeríos sociales a los políticos, el viernes, antes de que entrásemos al finde largo, sobrevolaba yo los semi desiertos pasillos de mi casa (El Panal, Zzz… Zzz…) cuando sorprendí a dos conocidos operados oficialistas que habían salido a fumar a la explanada del frente. Me acerqué a un arco del puente y escuché (poco, porque soplaba un viento fuerte) que conversaban de un tema que, por lo que yo sé, está “estrictamente prohibido” mencionar en mi casa: el posible alejamiento del Gober antes de terminar su mandato, y el traspaso del Ejecutivo al Manuelito Calvo, cuya presencia mediática y protagonística no deja de crecer. Es un tema viejo de comidillas de pasillo, pero, como digo, hay una decisión que viene de “arriba”: de ese tema no se habla ni en joda.

“El Gringo se está yendo -decía, sin embargo, uno de los fumadores-, está pagando algunas facturas, algunos costos que quiere asumir él en persona, pero una vez que eso ya esté, que hayamos metido esas leyes, él se va, está decidido…” Su interlocutor lo miraba serio, digo, que se lo tomaba muy en serio, y en ese tono le preguntó: “O sea, a mitad de mandato, a fines del año que viene, como se decía…” “No -le respondió, tajante, su compañero- mucho antes: este mismo año. En diciembre. O incluso antes”. Al otro se le consumió lo que le quedaba de cigarrillo, en silencio. Zzz… Zzz… Zzz…

Raimunda, la avispa

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar