Mestre se quedó con ganas de ir a España

El carnicero de Urca

Está costando mantener el ritmo de ventas del verano. Una semana buena, una maso, otra para el olvido. Vamos a ver cómo arranca el año cuando la gente vuelva de vacaciones.

Yo ya decidí que no voy a ningún lado. Los chicos se quejan pero el único día que tengo libre entero es el domingo. Y además de que escribir estas líneas para el HDC me lleva un poco de tiempo, irse a las sierras es un amontonamiento en todos lados, y no te cuento para volver en la ruta. Así que les pedí paciencia a los changos, hasta fines de febrero, o hasta marzo, para que salgamos a pasear un poco. Ya parezco Macri, pidiendo “paciencia” de que todo va a estar mejor más adelante.

Esta semana la gente andaba todo revoloteada con el tema ese de que le van a sacar los bienes a los corruptos. Le estaba preparando molida especial a una señora que me decía que estaba perfecto eso, que uno labura todo el día para pagar impuestos y que los que se la chorearon la tienen que devolver, justo cuando entró un cliente abogado y frunció el ceño. Se puso a explicarle que eso tendría que salir por ley, que no está clara la validez del decreto y se armó la discusión. Yo pesé la molida, le cobré a la señora y espere pacientemente que terminasen de discutir, sin decir una sola palabra, antes de preguntar qué iba a llevar el abogado.

La señora esperó que hiciera la compra y se fueron los dos discutiendo sobre la corrupción de antes, la de ahora y la que vendrá. Le saqué filo a la cuchilla y los vi perderse por el barrio.

Estaba en eso cuando vino un señor que trabaja en la Municipalidad. Me pidió una tapa de cuadril, le pregunté cómo andaban las cosas por allá en enero y en plena campaña el jefe.

Para qué... Arrancó con una serie de relatos de lo que está pasando en el Palacio. El que más me asombró fue su relato de que Mestre se enojó mucho, porque no pudo viajar a España la semana pasada, a la presentación formal del Congreso de la Lengua, ese gran evento que se hará en Córdoba en marzo. Parece que Mestre se enteró de la movida recién cuando leyó en los medios que Schiaretti estaba en Madrid.

Según mi cliente, el intendente “les reprochó agriamente” (o sea, a los gritos, supongo yo) a los que le arman la agenda que él debió estar allá, porque en la organización del Congreso de la Lengua no está sólo la Provincia, sino también la Municipalidad y el Gobierno nacional.

Y me dijo que los colaboradores del intendente, “achuchados”, dieron por hecho que no iba a viajar estando en plena campaña en la interna con Negri, que está cada vez más caliente y que esta semana le lanzó el dardo de que el diputado vive “colgado de algún cargo público” desde el ´83…

Yo lo escuché con atención; le cobré y me quedé pensando si no había cosas más urgentes que los congresos de la lengua que atender en la Muni… pero me acordé que siempre terminamos con lo mismo en todos los órdenes. Así que me puse a pensar dónde voy a llevar a los chicos antes que empiecen las clases.
Nos vemos el lunes.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar