Niña

El Ojo de Horus | Judiciales

NIÑA

Debra Arantxa Noble tenía 20 años. Desapareció en enero de 2017 y durante cinco meses su búsqueda resultó infructuosa. Finalmente, 166 días después de su “última señal”, el 22 de junio en un descampado de la zona de Villa Esquiú fueron encontrados sus restos. La habían matado de un disparo en el pecho. Por estas horas, está finalizando en la Cámara Quinta, el juicio a los tres acusados por el asesinato. El presunto autor material, Jorge Maldonado, su hermano Guillermo y Claudio Noriega. Según la investigación, todo ocurrió en una “caravana” que concluyó en un departamento de la zona de Colón y Cañada, con abundante consumo de cocaína. Durante una crisis paranoide del principal implicado se produjo el crimen.

Inmediatamente después comenzó el “plan diluir”. Para eso, metieron el cuerpo dentro de un colchón inflable cortado y luego dentro de un viejo mueble. De este modo, y simulando una mudanza, traslada a Debra fallecida hasta las afueras de la ciudad. Cavaron un pozo poco profundo, de no más de 20 cm y allí concretaron el enterramiento clandestino. Neuronas alteradas y una bala se llevaron la vida de Debra. Su historia familiar también podría explicar los solitarios meandros de su triste destino. Tenía 20 años, pero todavía era una niña.

DUDAS

En lo que va de 2019, trece presos (entre hombres y mujeres) ya murieron en la exhausta cárcel de Bouwer. El último fue Luciano Víctor Mamondes Gómez, en la medianoche del sábado 7 de septiembre pasado. Según informaron autoridades del Servicio Penitenciario el joven fue encontrado muerto en un baño con una venda alrededor del cuello y en posición de cuclillas. Mamondes habría padecido algún problema anímico y cumplía una pena de 15 años de prisión luego de haber sido condenado por la Cámara 0ctava por el crimen que cometió, junto a otros tres jóvenes, de Claudio Campos, a quien golpearon y acuchillaron para robarle las zapatillas.

El hecho es muy recordado en Alta Gracia. El fiscal José Bringas investiga si realmente Mamondes se mató. Al principio, nada raro surgía en la escena de la muerte y -en todo caso- nos preguntábamos sobre la gran cantidad de suicidios en Bouwer. Pero ahora, con el devenir de la investigación, algunas “fichas” parecieran estar fuera de lugar. ¿Y si no fue un suicidio? Las múltiples pericias que se están completando podrían poner blanco sobre negro en un caso que ya estaba casi cerrado. Para decirlo de otro modo, sobre este aparente suicidio surgieron dudas… demasiadas dudas.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar