La Tragedia Del Ford K

Judiciales | El ojo de Horus

A veces, la balanza de la Justicia sufre algún desequilibrio y la aplicación de la ley se vuelve despareja. Los apellidos y otras cuestiones pueden provocar alguna desigualdad a la hora de aplicar la supuesta misma vara en hechos similares. En los juicios por siniestros viales se han registrado fallos muy dispares para las figuras del homicidio culposo y la conducción peligrosa.

Con la salvedad, que al menos en Córdoba jamás se condenó a un conductor, ni siquiera fugado, por dolo eventual. El próximo lunes 3 de febrero se cumplirá un año de la picada fatal ocurrida en el camino intercountry de Villa Warcarlde.

Según la acusación a la salida de un boliche dos jóvenes “corrieron” por más de dos kilómetros hasta que uno de ellos perdió el control de su vehículo. Federico Cariola, de 22 años, y María Constanzo de 19 viajaban en este auto y murieron en el acto. Los imputados son Francisco Catalano y Álvaro Sánchez Pulgar. Ambos serán juzgados en la Cámara 12 y fue la jueza de control Anahid Hampartzounian quien rechazó un juicio abreviado con posibles condenas en suspenso.

Recordemos, a modo de antecedente, que en 2011 Matías Castro fue condenado a 4 años y 10 meses de prisión por un recordado siniestro en la autopista Córdoba-Carlos Paz y en el que murieron tres jóvenes. Para la memoria social, aquella locura de madrugada quedó grabada como “la tragedia del Ford K”.

¿Fue Menem?

¿Sirve juzgar a un acusado a casi 25 años de ocurridos los hechos que lo involucran? Sin dudas que sí. Los juicios al terrorismo de Estado que desde el año 2006 se llevan adelante en todo el país son la mejor demostración. Más allá de las eventuales condenas a los genocidas lo importante también es que la “historia real de lo sucedido” finalmente prevalece.

El 3 de noviembre de 1995 ocurrieron las explosiones intencionales en la Fábrica Militar de Río Tercero. Los entonces presidente Carlos Menem y el gobernador de Córdoba Ramón Mestre (padre) se apuraron en asegurar que se había tratado de un desgraciado accidente. Por supuesto, la causa judicial sufrió un extenso letargo hasta que las pericias comenzaron a mostrar la verdad. Finalmente, en 2014 el Tribunal Oral Federal N° 2 de Córdoba condenó a los ex militares Edberto Gonzales de la Vega, Carlos Franke y Jorge Cornejo Torino a 13 años de cárcel, y a Marcelo Gatto a 10.

Todos por estrago doloso agravado por la muerte de personas. Según se pudo probar, con las explosiones buscaron disimular la venta de armas a Ecuador y Croacia. En aquel momento, el ex presidente riojano, quien figura como presunto instigador, aún tenía recursos no resueltos en la Cámara Federal. Otros cinco años pasaron y, si el diablo no mete la cola otra vez, a finales de mayo próximo comenzarían las audiencias en nuestra ciudad. El actual senador nacional cumplirá 90 años en julio y se buscará conocer la verdad histórica. ¿Quién ordenó las explosiones en Río Tercero? , ¿fue Menem

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar