Transparente

El ojo de Horus

Transparente

Con la pandemia del Covid-19 muchos presos se ilusionaron con prisiones domiciliarias y los pedidos de los abogados defensores se multiplicaron en toda la Argentina. En el mar de resoluciones se conocieron algunas excarcelaciones polémicas como la de un abusador condenado en San Francisco a 8 años y 3 meses de prisión. A principios del año pasado, Antonio Puntonet recibió esa dura pena por haber violado a su propia hija adolescente, en la localidad de Las Varillas, donde vivían.

Sin embargo, hace algunas semanas la jueza de Ejecución Penal María Teresa Garay le otorgó al condenado el beneficio de la domiciliaria por sus dolencias cardíacas y a fin de evitar un eventual contagio por los traslados entre la cárcel y el Hospital Iturraspe, donde le hacen los controles. Según denuncio el abogado querellante, Juan Rivero, la magistrada no notificó a la víctima y resolvió en contra de las opiniones del médico forense y de la fiscal Quaglia.

El escándalo periodístico se coló en los cacerolazos nacionales y la legisladora Carolina Basualdo le pidió el jury de destitución por presunta mala praxis jurídica. Desde la Asociación de Magistrados salieron a respaldar a la jueza Garay, y aseguran que actuó correctamente. De todos modos, el Jurado de Enjuiciamiento ya inició el proceso y los comentarios están a la orden del día.

Algunos mal pensados dicen que podría ser un jury con ingredientes varios, y que un eventual castigo a la jueza sería un “ejemplo nacional” que Córdoba podría mostrar al resto país. Por supuesto, los caranchos mediáticos no faltarán a la cita. Demás está decir que, lo apropiado sería que lo jurídico prevalezca y que todo transcurra de manera muy transparente.

Chau

El coronavirus está trastocando casi todo, incluso el inamovible almanaque judicial. Si bien desde esta semana comenzó la vuelta de la actividad con la reapertura de algunos de los 19 tribunales del interior provincial, el impacto del receso en el cronograma de actividades y en el bolsillo de muchos abogados ha sido importantísimo. Cuando la pandemia esté mayormente superada, habrá que reacomodar todo, como suele ocurrir después de una gran tormenta. Por lo tanto, el factor tiempo será clave para recuperar algo de lo perdido.

En tal sentido, el Colegio de Abogados de Córdoba ya pidió que excepcionalmente se suspenda la feria judicial de julio. Sin embargo, en el Superior Tribunal de Justicia por ahora se limitan a resolver “el día a día”. Dicen que para julio todavía falta una eternidad, y que lo de la feria ni siquiera fue hablado. Además, habrá que ver qué resuelve el Gobierno provincial, y si desde el Panal dan alguna recomendación. Por lo pronto, la posibilidad está instalada y algunos vocales del TSJ ya verían con buenos ojos decirle chau a las vacaciones de invierno y al receso habitual del séptimo mes del año.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar