Tribunales en gel

El ojo de Horus

Finalmente el lunes se reabrieron los tribunales provinciales en la ciudad de Córdoba, sabiendo de antemano que, al menos por estos días, casi todo es a prueba y error. En líneas generales, el protocolo de bioseguridad se fue acomodando. Incluyó un doble control de temperatura corporal, la distribución de barbijos y el respeto por las distancias, aunque también con algunas ausencias como jabones en muchos baños.

La concurrencia sólo de un tercio de los trabajadores, y los expedientes de papel que también son desinfectados, configuran un paisaje atípico que quedará para la historia de la justicia local. Muy de a poco el andamiaje se empieza a mover, esta semana, por caso, en la Cámara Octava del Crimen se reanudará el juicio por el espectacular robo tipo comando en Nueva Córdoba, ocurrido a principios de 2018. En la sala de audiencias sólo estarán los jueces, los jurados populares, el fiscal y los defensores. Los acusados lo harán desde Bouwer mediante videoconferencia; de no mediar imprevistos, este juicio terminará el lunes 22.

También avanzan los más de 30.000 sumarios generados por la violación de la cuarentena, asomando la probation como el modo más potable de resolver la situación de los miles de imputados sin antecedentes. En relación a la concurrencia de abogados, muchos fueron a Tribunales Uno pero no tantos al Dos, como se esperaba luego de varias protestas y pedidos al Superior Tribunal. Por ahora, la actividad tiene la primera marcha puesta, está arrancando, deshielándose. Como dijo un viejo ordenanza: "Estos son tribunales en gel".

Caín y Abel

El 18 de septiembre de 2019 nos despertamos en Córdoba con una espantosa noticia. Un joven de 18 años oriundo de Jujuy había matado y descuartizado a su hermana –contadora-, en el departamento que habitaban en el barrio Colinas de Vélez Sarsfield. Según la investigación, Nahuel Gerónimo además de asesinar a Norma tenía pensado hacer lo mismo con su otra hermana –enfermera-, quien tuvo la suerte de regresar del trabajo cuando el joven asesino ya estaba fatigado.

Los escalofriantes detalles configuran una historia incomprensible ya que la conducta de Nahuel no evidenciaba nada raro, y porque las pericias psicológicas y psiquiátricas confirmaron su imputabilidad. Lo cierto es que ahora Gerónimo será juzgado en la Cámara Sexta del Crimen y difícilmente sea condenado a prisión perpetua ya que el "vínculo" no existe entre hermanos.

Ocurre que según el Código Penal, el homicidio sólo se puede agravar en el ámbito familiar entre matrimonios, parejas, padres a hijos o a la inversa. Entre hermanos sólo se aplica el homicidio simple, esto es, con la escala de 8 a 25 años de prisión, salvo que se cuele algún agravante. No pocos penalistas discuten este límite y dicen que la inexistencia del vínculo entre los hermanos no es más que una rémora de tiempos antiquísimos… de la marca que dejaron con su trágica historia Caín y Abel.  

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar