Marita

El ojo de Horus

Hoy se conmemora el Día Mundial contra la Trata de Personas. Según del artículo 145 bis del Código Penal argentino será reprimido de 4 a 8 años de prisión el que ofreciere, captare, trasladare, recibiere o acogiere personas con fines de explotación, ya sea dentro del país, como desde o hacia otros países, aunque mediare el consentimiento de la víctima. En Argentina claramente hubo un antes y un después del caso Marita Verón y de la incansable lucha de su madre, Susana Trimarco.

María de los Ángeles Verón sólo tenía 23 años cuando el 23 de abril del año 2002 salió de su casa para ir al médico y desapareció para siempre. Todo ocurrió en San Miguel de Tucumán y, según testigos, fue secuestrada con fines de explotación sexual. Si bien al parecer habría podido escapar, se sospecha que fue nuevamente secuestrada y nunca jamás nadie supo sobre ella. La impresionante búsqueda de su familia, sobre todo de su madre, desembocó recién en el año 2012 cuando se realizó un juicio que absolvió a los trece imputados, fallo que sin embargo luego fue cambiado con la condena de diez de los acusados.

Este martirio puso luz y visibilidad a una problemática rastrera, que se sucede inevitablemente con complicidades miserables que todavía cuestan erradicar. La lucha de Susana Trimarco, muchas veces maltratada por sectores de la élite, ya ocupa un lugar en nuestra historia social y judicial. Ella no pudo recuperar a su hija pero su peregrinaje se convirtió en un emblema llamado Marita.

Creer o reventar

La imbecilidad, en reiteradas veces, no tiene límites ni visibles ni imaginables. La Cámara Octava del Crimen tiene previsto juzgar a Eduardo Ezequiel Juárez por Homicidio Criminis Causa, esto es, un delito tan grave que tiene como única pena posible la prisión perpetua. Según la prueba, fue él quien asesinó a Roberto Eduardo Naselli de 35 años golpeándolo fuertemente en la cabeza.

Cabe recordar que Naselli desapareció el 10 de junio de 2018 y su cuerpo fue encontrado tres meses después, enterrado en un predio de cabañas de la localidad de Tanti, perteneciente al presunto criminal. El hallazgo fue posible gracias a la confesión del cuidador del camping, Juan Franco-Agüero, quien también será juzgado por encubrimiento agravado. El tercer acusado es Gerardo Alderete, pero en este caso por falso testimonio.

La detención de Juárez fue de película, porque se produjo en la selva misionera adonde se había trasladado para esconderse, inútilmente, ya que los cruces telefónicos lo terminaron delatando. Según la investigación, víctima y victimario se conocían por vínculos laborales y Juárez pretendía apoderarse de dos motos que tenía Naselli. Por eso lo habría matado, para quedarse con los dos rodados… Creer o reventar.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar