Impotencia y frustración

El ojo de Horus

El martes a la mañana volvimos a hablar sobre el crimen de Andrea Castana a partir de la protesta del padre en la fiscalía de Ricardo Mazzuchi con una soga al cuello y sentado en una escalera. El 13 de marzo del año 2015 Andrea fue a caminar al Cerro de La Cruz, en Villa Carlos Paz, adonde fue violada y luego asesinada.

Pasaron ya más de cinco años y aún no fueron identificados los autores materiales y/o intelectuales de aquel atroz hecho. Si bien al principio la investigación fue algo desprolija, las muestras de ADN extraídas de diferentes partes del cuerpo de Andrea son claras y bien marcadas. Ya se hicieron más de 1.000 cotejos y hasta ahora los resultados siempre fueron negativos.

Sin dudas, la resolución del hecho se presenta muy dificultosa. Por ahora hay cuatro imputados cuyas situaciones procesales deberán resolverse en algún momento. El ex marido de Castana, Juan Manuel Lazaroni, está imputado por el homicidio pero libre y sin pruebas contundentes que respalden la sospecha que lleva adelante la familia de Andrea sobre la autoría intelectual. El otro acusado por el crimen es Omar González, ya en prisión por otro hecho, y sólo incriminado por un testimonio escaso de fuerza. Además, están imputados por encubrimiento agravado Fernando Villa y Diego Luján.

La expectativa está puesta ahora en la extracción de sangre de un allegado a Lazaroni, a quien los familiares sindican como el posible autor material. Este acto se llevará a cabo el 24 de septiembre próximo en la Policía Judicial y posteriormente se hará un nuevo cotejo.

Desde la fiscalía de Mazzuchi aseguran que en ningún momento bajaron los brazos y que así seguirán hasta encontrar a los responsables. Mientras tanto, duele la imagen de un padre desesperado reclamando justicia por su hija, invadido de impotencia y frustración.

Mejor mirarle los dientes

Los incrédulos suelen tener un pensamiento mágico voluminoso. Es ese primitivo modo que la inteligencia tiene para comenzar a desarrollarse y que permite que los niños se conviertan en la fantasía en sus ídolos todopoderosos. Si bien, con la evolución del intelecto, el Principio de Realidad se empieza a imponer, la ilusión nos acompañará durante toda la vida. Es dulce y placentero sentirse queridos y aceptados, y también reconocidos y premiados.

En la Cámara Décima del Crimen juzgarán a 16 acusados por más de ochenta estafas con el verso de los "premios virtuales". Se trata de ocho hombres y ocho mujeres, -algunos de ellos presos en la cárcel de Cruz del Eje- responsables de hacer los llamados telefónicos engañosos. El rol de las mujeres, en nuestra ciudad, era el de encargarse de la recaudación y la administración del dinero.

El fraude era simple. Se hacían pasar como representantes de la Afip, el Banco Nación o alguna empresa conocida, y a partir de ahí convencían a la víctima que había ganado un auto muy caro. Claro que para que la entrega se pudiera concretar, el agraciado debía enviar dinero para gastos administrativos. Quienes picaban el anzuelo hacían giros por Western Unión y Pago Fácil, una transacción que, como era de esperar, al descubrirse la estafa ese dinero ya estaba perdido.

Se calcula que los acusados robaron bajo esta metodología más de 630.000 pesos. Las maniobras fraudulentas fueron cometidas en el año 2017 y terminan probando, una vez más, que viejos e históricos dichos populares pueden ser refutados. Con todo respeto: "A caballo regalado, mejor –siempre- mirarle los dientes".

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar