Los indignados

El ojo de Horus

Las discusiones entre abogados y periodistas sobre los sucesos tribunalicios a menudo desembocan en discusiones entretenidas e interesantes, que incluso pueden ser un pequeño botón de muestra de la relación que bien arriba dirimen el Poder Judicial y el partido mediático. Sin dudas, el video de Facundo Radyk tirando una piedra de gran tamaño al embudo del Dique San Roque peleará en este pandémico 2020 por el primer premio a la estupidez del año. Mientras el blondo veinteañero consumaba su hazaña, un amigo, Joaquín Linares, lo festejaba y lo filmaba para publicar luego en las redes semejante proeza.

Con tan contundente prueba, el fiscal de Villa Carlos Paz Ricardo Mazzuchi los imputó por daño calificado y violación de la cuarentena, para ordenar finalmente la detención de ambos. Sin embargo, es razonable preguntar los motivos de las detenciones, ya que los hechos reprochados son excarcelables y no es fácil encontrar el riesgo procesal, a prima facie.

Ahora bien, ¿Qué hubiera pasado si el fiscal no disponía las detenciones después de tamaño zafarrancho que hicieron estos ocurrentes jóvenes? La filmación de lo ocurrido constituye un documento que indefectiblemente inclina la balanza. La mirada mediática y su impacto en la opinión pública genera un estrépito que posiblemente desborde a las propias normativas. A veces no alcanza sólo con ver lo que mandan los códigos… también hay que saber escuchar a los indignados.

Los infieles

La siesta del 31 de enero del año 2018 jamás será olvidada por los trabajadores de la concesionaria Turín, ubicada en barrio Ameghino Norte. La quietud veraniega cuando el reloj casi marcaba la hora 14.55 se vio sacudida por un robo pensado, planificado y preparado.

Unas semanas antes, tres sujetos que se conocían de la época de la escuela se habían asociado para cometer robos armados. Hugo "Pelado" Mastronardi, Juan "Michi" Osler y Diego Leonardo Suárez sabían que a esa hora dos empleados de la empresa concurrirían a la sucursal del Banco Patagonia a depositar el dinero del día, 1.720.000 pesos. La plata estaba dentro de una bolsa y no había margen de error. De hecho cuando los dos trabajadores quisieron escapar Osler hizo disparos y entonces lograron consumar el atraco.

Claro que con el devenir de la investigación apareció el nombre de un empleado, Rodrigo"Nikito" Ayala, quien desde adentro habría aportado valiosísima información sobre el movimiento diario y, en aquella siesta cordobesa, cantó la salida de los depositantes. Pero además, quedó involucrado un agente, Facundo "Colorado" Agulles, que al parecer desde las cercanías del lugar habría facilitado datos sobre el movimiento de móviles policiales en las adyacencias.

Imputados por el delito de robo calificado, los cinco sujetos serán juzgados en la Cámara Octava del Crimen y de confirmarse la acusación podrían recibir una condena importante… los tres viejos amigos "del cole" y los dos informantes infieles.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar