Un tendal

El ojo de Horus

Un tendal

Hace algunos días el fiscal federal Enrique Senestrari se refirió a la “Mafia de las facturas truchas” como "la punta de un iceberg". La red de evasores de la Afip que de a poco empieza a descubrirse en realidad no sorprende ni constituye novedad alguna. Esta semana, por ejemplo, se conoció el veredicto de la Causa Atilio Mengo y María Pía Cardozo por una millonaria evasión impositiva en Río Cuarto. Reclutaban indigentes prestanombres y a partir de ellos pergeñaban una vergonzosa maniobra delictiva que se configuraba en una Asociación Ilícita, con roles determinados y con catorce imputados en el presente juicio. También esta semana, la Cámara Federal confirmó procesamientos en la Causa Luciano Salvucci en una recordaba historia sobre la "Soja Negra" en la zona de Villa María, allá por el año 2010.

Históricamente el ingenio criollo le encontró la vuelta a las distintas legislaciones para hacer posibles evasiones impositivas millonarias. Es más, en pueblos donde todos se conocen, se sabe quién "vende el IVA" o cuál contador es un experimentado consejero para estas maniobras ilegales. Pasamos así de los tiempos de las facturas mellizas a las empresas transitorias de proveedores de fantasía para vulnerar a la facturación electrónica y a la más robusta red de información que la Afip tiene gracias a los cruces de datos con otras dependencias estatales.

Lo cierto es que los muchos allanamientos de la semana pasada, con más de treinta detenidos, dejan al descubierto que el organismo recaudador tiene que ajustar, aún más, las marcas para dejar de "llegar tarde". Pero además, queda expuesto que las trampas están más vivas que nunca. Tal vez, haya llegado el momento de poner manos a la obra e investigar rabiosamente en todo el país. El "guante blanco" debe recibir el mismo tratamiento judicial que "el ladrón de gallinas". Si realmente hay voluntad de investigar es posible que muchos evasores sean descubiertos e incluso condenados. En ese caso es posible que quede… un tendal.

Homónima

La serie de detenciones por las “facturas truchas” dejó algunas perlitas increíbles. Por caso, la detención de un contador y una contadora en la localidad de Hernando, capital del maní. Sin embargo, cuando fueron a aprehender a la mujer se encontraron con la sorpresa que su nombre no coincidía el número del DNI. De hecho, siguiendo los datos filiatorios, las pesquisas llegaron a Buenos Aires, para allí dar con una mujer con el mismo nombre y apellido de la imputada pero que no tenía absolutamente nada que ver con la acusación. Claramente algo no estaba bien. Finalmente, y de regreso a Hernando, descubrieron que la verdadera involucrada no sólo ocultaba sus maniobras ilícitas sino que además lo hacía utilizando el número de documento de una bonaerense, quien resultó ser su homónima.

430 palos

En la Justicia Federal avanzan con el análisis de la prueba que se pudo obtener en los operativos hechos en Devoto, San Francisco, Morteros, Córdoba y otras poblaciones y ciudades. Por ahora, los involucrados en la facilitación de facturas truchas serían alrededor de noventa. A su vez, según trascendió, ya está confirmada la extensión de comprobantes por más de 2.800 millones de pesos. Para entender mejor el monto de la evasión: serían por lo menos 430 palos.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar