Ocho bochazos

El ojo de Horus

OCHO BOCHAZOS

No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. La investigación sobre el docente Luis Augusto Olmedo, titular de la cátedra de Microbiología de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) no deja de provocar sorpresas para quienes desconocían los comentarios, las versiones e incluso las viejas denuncias hechas -por lo bajo- sobre un presunto hecho de extrema gravedad. Ahora, la investigación del fiscal federal Maximiliano Hairabedián está orientada a esclarecer si realmente el profesor Olmedo cobraba o extorsionaba a sus alumnos para aprobarles la materia que tenía a su cargo, muy importante ésta en el organigrama de la carrera. La prueba que ya fue recogida sería abundante y -en algunos casos- hasta increíble.

Según trascendió esta semana, una estudiante brindó una declaración contundente. De escasos recursos económicos y oriunda de un barrio carenciado de nuestra ciudad, la joven universitaria se propuso ascender y convertirse en dentista. Pero en el camino se topó con Microbiología, un escollo imposible de superar y que la llevó a abandonar los estudios. Tiempo después pudo retomarlos y hoy transita por el tramo final de su sueño. Ella habría ratificado "el pedido" de pagar para aprobar la materia. Por razones éticas y económicas nunca accedió a esa sutileza y entonces lo padeció. Cuando le preguntaron las consecuencias de su negativa habría manifestado que en Microbiología sufrió “ocho bochazos".

ESCOPETAZO

La epidemia de femicidios en Córdoba y en el país – lamentablemente- pareciera estar lejos de ser controlada. Hace pocos días, en Colonia Caroya se descubrió el crimen de Juana Valdéz, de 43 años, hecho por el que está detenido quien era su marido. Mientras tanto, los juicios continúan realizándose y la sucesión de condenas a prisión perpetua no amedrentan al escuadrón de golpeadores y asesinos. Por caso, en los tribunales de la ciudad de Bell Ville será condenado con la pena máxima Marcelo López, quien el 5 de junio del año 2018 mató a su ex pareja, Silvana Caballero de 39 años, de un disparo en el cuello.

Tenían tres hijos y se disputaban la tenencia de la más pequeña. La víctima ya lo había denunciado por amenazas y lesiones por lo que López tenía una orden de restricción. Sin embargo, nada evitó la consumación de lo peor. El crimen sacudió a Marcos Juárez porque además se produjo sólo un día después de la multitudinaria cuarta marcha del Ni Una Menos en toda la Argentina. Aquella fatídica noche Silvana estaba en la casa de una amiga y no vio venir al Diablo. Sigiloso y decidido la fue a buscar y la mató de un escopetazo.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar