Cada uno vota con su libreta

El ojo de Horus

Fui yo

Paulo César Micolini tenía 41 años, era amante de las motos grandes y se ganaba la vida trabajando como peluquero en su local de barrio Observatorio. Separado y padre de una hija adolescente, era también asiduo concurrente de la noche cordobesa y frecuentemente se lo veía rodeado de mujeres. Todo cambió el 4 de marzo de 2019, cuando fue encontrado muerto en la peluquería de Pueyrredón 1200, tirado en el piso, desnudo y con un cable alrededor del cuello. Las pericias mostraban también que había intentado defenderse de un ataque.

Una prueba clave confirmó las presunciones. Una cámara de seguridad mostraba a dos mujeres saliendo del lugar del hecho aquella madrugada. Las pesquisas finalmente desembocaron en la detención de Carmen Ferreyra de 51 años y su sobrina de 17. La caracterización de "viudas negras" resultó inevitable y la primera coartada de una muerte en medio de un "juego sexual" rápidamente quedó descartada.

La investigación de la fiscal Jorgelina Gutiez condujo finalmente a la imputación de un homicidio criminis causa calificado por alevosía y la participación de una menor de edad. Es decir, la sospecha de un asesinato para tapar un hurto y un robo. Por eso, para estos delitos la única condena posible es la de prisión perpetua. En el caso de la sobrina, deberá ser declarada o no penalmente responsable por su participación.

Ambas serán juzgadas en la Cámara Primera del Crimen con jurados populares, posiblemente a principios del próximo año. La prueba se sostiene por testimoniales y pericias contundentes y una confesión devastadora de la propia acusada. Carmen Ferreyra, en su declaración a la policía dijo: “Fui yo".

Cada uno vota con su libreta

Los espantosos casos de gatillo fácil de Blas Correas y Joaquín Paredes amenazan en convertirse en una bisagra definitiva para una policía que chapotea entre viejas costumbres represivas y una deficiente formación de buena parte de sus integrantes. Sabido es que la Escuela de Oficiales tiene un programa de formación de tres años, pero para los agentes la instrucción es de solamente nueve meses. Policías memoriosos recuerdan que, en otros tiempos, los ingresos eran más selectivos y se confeccionaban perfiles psicológicos y ambientales de los aspirantes de manera rigurosa. Pero en los últimos años esos requisitos se aflojaron ante la necesidad de incorporar más agentes, casi todos muy jóvenes, y muchos sin otra intención que la de tener un trabajo.

En nueve meses, y con tantos agentes para entrenar, lo superficial se impone inevitablemente también en cuestiones fundamentales. En lo puramente académico, el conocimiento que se transmite sobre el Código Penal, los procedimientos y la teoría general de los modos operativos no alcanzan estándares mínimos. Ni hablar de los entrenamientos de tiro y disparos de las armas.

Por lo tanto, todo lo demás se aprende sí o sí en la calle. Esto está bien cuando la base de la formación es sólida, pero está mal cuando tradicionales mañas se hacen carne, y conductas impropias de la función quedan habilitadas peligrosamente, como sacar un arma de manera innecesaria.

Sin dudas la preparación psicológica resulta clave para ejercer la autoridad, para manejar situaciones tensas y para enfrentar a delincuentes dispuestos a todo. No siempre sacar una pistola sirve. Para imponer autoridad hay que estar preparado y no se aprende de un día para otro. Por supuesto, no deja de llamar la atención, en el caso del crimen de Blas Correas, que los dos principales implicados, Lucas Gómez y Javier Alarcón, llevan ya varios años en la fuerza. Lo vinculado a la cadena de encubrimiento es otro capítulo despreciable de funcionarios que corporativamente elijen mentir cobardemente.

Al fin y al cabo, las condenas, incluso aquellas a prisión perpetua, terminan castigando a policías que cometieron locuras, posiblemente por un combo de malformaciones e incapacidades. Claro que las cuentas se terminan pagando y de manera individual. Como afirma un viejo dicho conocido por todos en la Policía de Córdoba: “Cada uno vota con su libreta".

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar