Un asesino fan de la serie ‘Breaking Bad’ intentó disolver el cadáver de su víctima en ácido

Las autoridades descubrieron que el criminal había convertido la cocina de su vivienda en una fábrica de anfetaminas

La Justicia británica declaró culpable por asesinato a un joven que le clavó una daga militar en el cráneo a Stephen “Ginger” Chapman, de 38 años, en su casa del condado de Kent (Reino Unido), y arrojó el cadáver en un contendedor. Luego, supuestamente inspirado en la serie 'Breaking Bad', roció el cadáver con ácido para tratar deshacerse de los restos.

Tras el homicidio cometido en octubre de 2020, el fisicoculturista George Knights se grabó mientras estaba en una fiesta y se jactó del crimen.

Al día siguiente, la Policía lo identificó como una de las últimas personas que había visto con vida a Chapman. Sin embargo, cuando fue contactado rechazó cualquier vínculo con lo sucedido y hasta se negó a revelar su apellido, al afirmar que quería "mantenerse al margen" y que "nunca le haría algo".

Poco después, el propio Knights llamó a la Policía para denunciar que un "grupo de hombres" había entrado a su vivienda. En realidad, los que habían irrumpido eran familiares y amigos de la víctima.

El cadáver de Chapman fue encontrado en un contenedor de basura de un vecino. Estaba en posición fetal y boca abajo. La ejecución de la autopsia no fue sencilla, ya que el acusado había utilizado cuatro botellas de ácido sulfúrico para tratar de deshacerse del cuerpo, tal como ocurre en un episodio de “Breaking Bad”.

Knights fue arrestado luego de que los agentes hallaran drogas en su vivienda, así como ropa manchada con sangre, por lo que finalmente fue acusado de homicidio. El joven también tenía en su casa una daga, un machete y un cuchillo de Creta, pero la prueba que terminó de incriminarlo fueron las imágenes de las cámaras de seguridad en las que aparecía empujando un contenedor con ruedas hacia su casa.

Durante el juicio, se reveló que Knights había convertido la cocina de su casa en una fábrica de producción de anfetaminas, para lo que había comprado un prensador de píldoras por 300 euros y almacenaba ácido sulfúrico. Entre otros detalles, se conoció que el criminal entró en contacto con Chapman en octubre del año pasado, mientras comercializaba drogas bajo el apodo de “Walter White”, al igual que el personaje principal de la serie “Breaking Bad”.

Finalmente, el jurado declaró culpable a Knights y ahora, podría afrontar cadena perpetua. "Encuentro este caso extremadamente perturbador", expresó el juez Philip Statman, quien ordenó la realización de exámenes psiquiátricos antes de definir la sentencia mínima que el asesino deberá cumplir antes de que pueda considerarse el otorgamiento de la libertad condicional. La pena será anunciada en septiembre próximo.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar