Tristeza caribeña

La cantante, bailarina y vedette cubana, Amelita Vargas, falleció a los 94 años

El símbolo de la música caribeña de los años ‘40 y ‘50, Amelita Vargas, falleció ayer a los 94 años en el Sanatorio Colegiales de Buenos Aires. La bailarina, vedette y cantante cubana participó del cine argentino en “Con el diablo en el cuerpo” (1947), de Carlos Hugo Christensen. En esa película, en blanco y negro, tuvo un papel secundario en la que interpretaba números musicales con mucho brillo.

La artista, cuyo nombre completo es Amelia Graciela Vargas Ipaneca, nació el 16 de enero de 1925 en el barrio de El Vedado, de La Habana, y comenzó a dar sus primeros pasos de baile a los 12 años, para imitar a la estrella estadounidense Josephine Baker. En 1941 se trasladó a México donde se hizo amiga de Mario Moreno y Pedro Vargas. Desde allí, pudo llegar a Hollywood para formar parte del coro de “Misión secreta” (1946), junto a Pat O’Brien.

A nuestro país, llegó en 1946 para debutar como bailarina de los cabarets Goyescas y Tabarís. Además del filme de Christensen, también actuó en “La secta del trébol” (1948), un policial de Mario Soffici, en disputa con la bailarina Blanquita Amaro, otra cubana que había llegado a Buenos Aires.

El cine argentino la tiene en otro títulos como “Un hombre solo no vale nada” (1949), “Miguitas en la cama” (1949) y “Novio, marido y amante”. Estos tres filmes fueron del Mario Lugones, con quien tuvo un romance. En 1950, filmó “Cuando besa mi marido”, de Carlos Schlieper.

Hacia fines de la década del ’50, Amelita hizo sus primeras apariciones en televisión en el piso de “La revista de Jean Cartier” y “Cuba canta y baila”, junto a Tito Alberti. Más tarde participó en el ciclo “El conventillo de la Paloma”. Vargas pudo volver a los teatros cubanos luego de la revolución con la que Fidel Castro llegó al poder de la isla. En ese entonces protagonizó “Las barbas de Fidel y las piernas de Amelita, junto a Pedrito Quartucci”.

Luego de un tiempo, volvió de la Argentina convocada por Antonio Gasalla y Enrique Pinti para sumarse a un music hall en Pigalle y a “Gasalla for export”, junto al capocómico. Sus últimas apariciones televisivas fueron a fines de la década de los ’90 en un capítulo de la novela “Muñeca brava”, protagonizada por Natalia Oreiro.

22 Abril 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar