Caso Espinoza: investigan el rol de los policías en el asesinato

El cuerpo de la víctima fue encontrado con un disparo en un barranco en Catamarca.

Tras el hallazgo el viernes del cuerpo del trabajador rural Luis Espinoza, quien habría sido ultimado de un disparo y luego arrojado a un barranco en Catamarca, el juez de Instrucción Penal de Tucumán, Mario Velázquez, aguarda los resultados definitivos para determinar la causa fehaciente de la muerte del hombre de 31 años, que estuvo desaparecido más de una semana.

De acuerdo a los estudios preliminares, el cuerpo de Espinoza presenta un disparo de arma de fuego, por lo que se presume que los policías detenidos habrían urdido el plan para hacer desaparecer el cuerpo tras el asesinato. Según su hermano, quien también fue detenido, la víctima fue golpeada por los uniformados en la comisaría de Monteagudo y subida a una camioneta el viernes 15 de mayo cuando se realizó un procedimiento durante un festival de caballos cuadreros un campo vecino de la localidad de El Mencho, en Simoca.

El operativo estuvo dirigido por el comisario Rubén Montenegro, quien habría presionado a sus subordinados para arrojar el cuerpo en un precipicio ubicado en territorio catamarqueño, a 200 metros de la localidad tucumana de Alpachiri.

Además de Montenegro, también fueron separados el oficial José Morales, los sargentos René Ardiles y Víctor Salinas; los cabos José Paz, Claudio Zelaya y Miriam González; el agente Esteban Rojas González y el vigía comunal Sergio Santillán. Todos fueron indagados y, salvo González, trasladados a la cárcel de Villa Urquiza. Además, también se aprehendió en la localidad de Atahona a otro civil que habría estado involucrado en el hecho.

Según Montenegro, la calificación legal de la causa es “desaparición forzosa de persona”, agravada porque sus autores son policías y por la muerte de la víctima. Mientras, en medio de fuertes muestras de dolor e indignación, familiares y amigos despidieron a Espinoza en el cementerio de Chicligasta, en el sur de la provincia.

Nueva autopsia

En tanto, en San Luis, los investigadores de la muerte de Franco Maranguello, el adolescente de 16 años que hace casi un mes apareció muerto en una celda de una comisaría de Villa Mercedes, dispusieron la realización de una nueva autopsia, ya que “existen serias dudas sobre la causa y la mecánica de la muerte” del joven.

Gustavo Otegui, representante de la familia, remarcó además que no consta que los protocolos de detención se hayan cumplido por lo que es imposible saber si Maranguello fue golpeado en el coche policial durante su detención.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar