Macri en Córdoba, respaldos en privado

El carnicero de Urca

Duras las últimas semanas de cada mes. Parece una cantinela repetida pero lo debo decir. Alguna vez aflojará, supongo, pero mientras tanto acá estamos. En mi caso, alternamos buenas con malas, sé que hay otros que la tienen más complicada porque pasan de malas a peores.

Pero, bueno, no quiero arrancar con tanta queja. Ya estamos en abril, ya vendrá la recuperación. O qué sé yo. Soy un simple carnicero, que escucha cosas detrás del mostrador y se las cuento cada lunes en el HOY DÍA CÓRDOBA a ustedes.

Y escucho quejas y desesperanzados y esperanzados. Y yo con tal de que me compren y poder mantener a mi familia… Hablando de eso, este fin de semana me reprocharon que se pasó el verano y no los llevé a ningún lado. Como estamos en campaña, se me pegó el tono promesa y les prometí que el primer ‘finde’ largo nos vamos a algún lado.

Hablando de campaña, el jueves pasó un viejo cliente que supo andar con los gobiernos radicales de antes, se había alejado un poco de la política y ahora parece que anda en el comando de ‘Marito’ Negri.

Antes de preguntarle qué necesitaba le miré la expresión. Y no lo vi ni contento ni abatido. Una onda neutra.

El día antes había venido el presidente Macri a Córdoba y yo había escuchado en la radio que había dicho que no se iba a meter en la campaña provincial. A mí me había parecido que lo dejó colgado de un pincel a Negri pero saben que yo mucho no entiendo de política.

Este hombre me dijo que ellos no esperaban otra cosa, que estaba dentro de lo previsible que, al menos por ahora, no jugase el presidente en la campaña local.

Yo me puse a desgrasarle un poco el matambre entero que me había pedido y el cliente siguió: “Lo más importante para nosotros fueron algunos gestos no públicos de Macri”.

Entonces, con la cuchilla en la mano, me encogí de hombros en señal de que no entendía nada.

Y ahí me contó que parece ser que el presidente antes de irse de Córdoba tuvo un par de contactos con personajes de primera, primera línea. Algunos cara a cara y otros por teléfono. Según mi cliente, Macri fue muy escueto en esas charlas pero les dijo que lo banquen a Negri en la elección del 12 de mayo.

Yo lo escuché en silencio, le entregué el matambre, le cobré y cuando se iba le pregunté: “¿Cree que pueden ganar?”. Ya había encarado para la puerta. Se dio media vuelta, dejó la bolsa en el mostrador y me dijo: “Mire, la verdad que no lo sé. Lo que sí sé es que hay uno solo que le puede ganar al gobernador Schiaretti, y ese es Mario”.
Me limpié las manos y me puse a esperar el próximo cliente.

Nos vemos el lunes.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar