Roggio hizo gestiones por Alberto Fernández en Córdoba

El carnicero de Urca

Semanas duras las que se acercan a fin de mes… Pero acá estamos, dando batalla. Así como les dije que me fue muy bien la otra semana del Día del Amigo, esta que pasó estuvo poco movida.

Y así hacemos equilibrios en la cuerda floja, con vaivenes, supongo que como muchos.

Pese a no haber casi movimiento, vinieron algunos clientes de esos “especiales”, que vienen muy de vez en cuando, se llevan una buena compra… y dejan unos datos más picantes aún. Esos datos que posibilitan que este simple carnicero los acompañe en estas páginas cada comienzo de semana.

Fue el caso de un empresario, que vivió muchos años a la vuelta de la carnicería y ahora tiene una casa espectacular en un country cerca de La Calera. Pero cada vez que tiene que quedar bien con sus invitados, vuelve a su carnicería del barrio, que no le falla jamás.

No siempre viene él: suele mandar a uno de sus empleados; así que hacía un rato que no nos veíamos. Después de ponernos al día sobre nuestras familias, que fuimos vecinos muchos años, me empezó a contar algunas cosas que me dejaron más que con la boca abierta. Me preguntó si había escuchado la “famosa” entrevista a Alberto Fernández en la emisora Cadena 3. Le fui sincero: le dije que no, porque a esa hora estoy a pleno en la carnicería, pero que me había enterado del tema por lo que me comentaron algunos clientes. Entonces me pasó algunos entretelones del antes y del después de la charla en la calle Alvear, la sede del “imperio” del Marito Pereyra.

La verdad es que esos detalles no me parecieron demasiado relevantes, hasta que, en un momento, hizo una pausa, bajó la voz (y eso que estábamos solos en la carnicería), se inclinó sobre el mostrador y me preguntó: “¿Sabe quién hizo la gestión para que fuera Fernández a Cadena 3?” Obviamente, lo miré como diciendo que no tenía ni la más pálida idea.

- “Roggio”, fue la respuesta.

- “¿Roggio… el del Grupo Roggio, el empresario?”, atiné a preguntarle.

Asintió con la cabeza, y siguió hablando. Me dijo que muy -pero muy- entre bambalinas, Roggio está colaborando con “los Fernández”. Parece que no quiere saber nada que siga Macri. Que no le perdona haber quedado tan complicado con el caso de los cuadernos, donde tuvo que declarar como arrepentido para no ir preso.

Le estaba por preguntar si eso había sido una decisión de Macri o de la Justicia, pero me adivinó la intención y apuntó: “A esos niveles no se hacen esas distinciones. Y en otros tampoco”.

Me contó algunas cosas de la relación de los medios y la campaña pero eran cosas muy específicas que no retuve; así que le cobre, nos saludamos con un fuerte abrazo y lo acompañé a la puerta.

Se imaginan lo que me quedé pensando: qué lejos estoy de todas esas cosas.

Nos vemos la semana que viene.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar