Empiezan los “arrepentidos” a destapar las ollas en la Muni

El carnicero de Urca

Bien mezclados los temas que escucho estos días en la carnicería, en las conversaciones de los clientes. Algunos hablan de la campaña para las Paso, otros de la economía; pero el tema inseguridad es el más repetido. Siempre hay alguien, o un familiar o un conocido, o un vecino, al que le pasó algo hace un rato nomás. Yo escucho todo, con las reacciones y lo que cada uno plantea para intentar solucionar el tema, pero la verdad es que me suena demasiado complicado como para que les diga mi parecer. Lo que sí les digo es que hay pocas cosas que me bajoneen como estas situaciones, en especial porque veo las soluciones bastante lejos.

En esas cavilaciones andaba cuando cayó un cliente, que es de los que se está preparando para asumir en la Municipalidad de la ciudad. Viene seguido, y justo llegó cuando no había nadie, así que nos pusimos a charlar un rato, antes de que le cortara dos kilos de nalga para milanesas.

Me dijo que Llaryora está armando sus equipos, que está viajando para tomar ideas, que le preocupan algunas decisiones que se están tomando en la comuna, pero que hasta acá viene todo tranquilo.

Yo seguía con el cuchillo y me hizo un apunte que me sorprendió. Me comentó que se le han acercado algunos funcionarios de segunda o tercera línea, como una onda de los “arrepentidos” que están tan de moda en la Justicia.

Dejé de cortar y lo miré como marcando que no entendía. “Ya nos pasó a varios. A mí, la semana pasada fui a una reunión en un club, cerca de la avenida Sabattini, y se presentó una persona, que dijo ser director de XXX, y que tenía muchas cosas para contar: barbaridades que se hacen en su repartición… y que ya lo habían cambiado de función una vez, cuando dijo que había descubierto unos chanchullos en donde estaba”.

Le pregunté si era ese solo caso, o si había más. Insistió en que tienen noticias de algunos más, y que ya en el equipo de Llaryora hablan de “los arrepentidos de Mestre”.

Cuando me estaba contando recordé algo que ya les conté, sobre los que se están yendo antes de terminar el mandato, a España y a otros lados, y se me vino a la mente la película “Titanic”…

Le cobré a mi cliente, nos saludamos y me quedé pensando en la cantidad de cosas que pasan y que no tenemos ni la más pálida idea que ocurren. Y, probablemente, jamás la tendremos.

Nos vemos el lunes.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar