Tirantez en las duplas a gobernador y a intendente

El carnicero de Urca

Esta semana que pasó sí les puedo decir que se habló un poco más de la campaña de Córdoba. Hasta ahora, el tema casi que no existía, salvo para mis clientes bien politizados y metidos en esos asuntos.

Pero hubo varios comentarios de los avisos, o de las consignas, o las denuncias, o las presencias, o las ausencias.

Pero nada de otro mundo. Todo medio tranquilo. Genera más entusiasmo la elección a nivel nacional, y eso que faltan varios meses más que la provincial y la municipal. Cuando mis clientes se agarran por Macri o Cristina, tiembla hasta la sierra.
La campaña de Córdoba está más calma pero lo mismo varios pasaron por mi mostrador con datos jugosos.

Parece que hay lío en todos los partidos, al menos en los más grandes. Y aunque salgan en los afiches juntitos y abrazados, todos tienen ruido entre el candidato a gobernador y el candidato a intendente: la gente se da cuenta que las cosas están tirantes entre los postulantes, a pesar de las sonrisas.

Vino un cliente radical-radical, de esos que muestran la ficha de afiliación antes que el DNI. Como había poca gente se puso a conversar. Me contó que la cosa está dura, y que Mestre y De Loredo tienen cada uno su comando por separado. Según él, se hablan poco y nada, y los dos no ven la hora que llegue el 12 de mayo.

Al día siguiente, estuvo un abogado que trabaja para el PRO y le saqué el mismo tema. Dijo una cosa media fea del paso de la Lilita Carrió por la provincia, que parece que levantó ampollas hasta en los incondicionales, y que Negri está dolido porque Juez “no se jugó” acompañándolo en la recorrida junto a la diputada nacional: que el ex intendente, que alguna vez fue peronista, confía más en los votos propios que en los que le arrastre la fórmula con el radical macrista.

No tenía nada de Schiaretti-Llaryora, hasta que el sábado al mediodía cayó un funcionario de primera línea del gobierno provincial. Obviamente, habló maravillas de la campaña del PJ y mientras avanzaba la charla, me confesó, bajando un poco la voz, que a Llaryora lo tienen bastante acotado, que en los avisos sale siempre como atado a Schiaretti, que el gobernador quiere que le deba a él la victoria.

Una señora que estaba esperando me preguntó, después que se fue el funcionario, si yo tenía claro lo de la boleta única (BUS) y cómo marcar los casilleros. Yo le respondí que lo único que tengo claro son los cortes de la carne y le pregunté qué iba a llevar.

Cuando se iba, me volvió a preguntar pero ya más específico: quería saber a quién iba a votar, o si iba a votar gobernador e intendente del mismo partido.
No le respondí ni por mal educado ni porque el voto sea secreto. No le respondí porque no sé.
Nos vemos el lunes.

06 Mayo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar