En Cambiemos hablan de la soledad

El carnicero de Urca

Pasaron los Reyes y acá me tienen, escribiendo mi primera nota del año.

Fue una semana tan corta como tranquila. Se movió recién algo más cerca del fin de semana, con mucha gente que se llevó el asadito para su casa en las sierras, o directamente para ir a pasar el día al lado del río. Yo me quedo acá estos días, en casa. Los chicos rezongan un poco, pero ya les prometí que cuando haya menos gente en las sierras, los llevo al río. Si los muchachos de HDC me prestan una compu portátil, escribiré los domingos a la sombra de algún sauce.

Vinieron de todos los palos estos días a la carnicería. Varios con ganas de hablar. Me sorprendió cómo se están tirando entre sí los radicales. Hablan mucho peor de sus rivales internos, que de los peronistas a los que (supuestamente…) van a tener que enfrentar en las elecciones.

Sus socios macristas parecen haberse contagiado, porque pasó el viernes un cliente que trabaja para un viejo dirigente, uno que era de la Ucedé, y a lo único que se dedicó fue a hablar mal de Baldassi, que (supuestamente…) es de ellos.

El tema es que cada uno de los que vino y contó algo de la interna de Cambiemos en Córdoba, tenía una visión distinta de cómo va a terminar la cosa. Todos mezclados, como la grasa en la tripa de los chorizos.

Uno de los que estuvo es un veterano, que supo trabajar con Mestre padre, allá lejos y hace tiempo. Arrancó diciendo que por el padre le tenía simpatía al hijo, pero que Ramón “Juniors” está cada vez más aislado. Como tenía tiempo, se puso hacerme unos dibujitos en el papel en el que hago las cuentas: me dijo que Negri y Baldassi ya tienen fórmula, y encima Juez –aunque no pinta mucho, más allá de hacer chistes- está con ellos; que para la municipalidad, De Loredo ya armó fórmula “con una legisladora del PRO” (me dijo el nombre, pero no lo retuve, porque es difícil…); que Lábaque ya anunció que quiere ir con Bee Sellares. Y, al final del cuadrito, puso al Ramón, y me dice: “el tema es que Mestre no consigue a nadie de otro palo para que le arme un binomio…”

Me dijo que falta rato y que todavía se puede negociar mucho, que todos estos años en la Municipalidad han servido para hacer un colchón y estructura para ir a una interna, pero que lo ve solo al intendente.

Cuando se iba, entró un funcionario de segunda línea de la provincia y le dijo: “el chico suyo es el mejor candidato que tienen”. El veterano mestrista sonrió, hizo el gesto de descubrirse un inexistente sombrero y se fue en silencio.

El señor peronista siguió hablando bien de Mestre como candidato. Y no lo seguí demasiado, porque mientras le cortaba unos bifes anchos de cuadril pensaba cómo los peronistas elogian a los radicales, y los radicales se matan entre ellos… por eso me dedico a la carnicería y no a la política.

Nos vemos el lunes.

07 Enero 2019
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar