Cannes vuelve al centro de la escena

Festivales | Por Cecilia Barrionuevo y Marcelo Alderete (Especial para HDC, desde Cannes)

Una vez más el festival de Cannes vuelve al centro de la escena del cine mundial. El por qué dela importancia que se le otorga a un evento realizado a espaldas del público, ya que es un festival que pone el foco en su Mercado, el inmenso Marché du Film, y cuya audiencia consiste principalmente en productores, distribuidores y críticos; es un misterio difícil de explicar. En épocas de streamings, VOD, Netflix y el acceso inmediato a la información como un valor máximo, Cannes sigue aferrado a un pasado que se extingue. Incluso en sus intentos por estar a la par de los tiempos, solo deja en claro una decadencia inevitable. No se trata de una decadencia relacionada con lo económico o el glamour, ya que en estos aspectos crece de a cada año; sino de una forma de entender el cine y a unas formas de exhibición que el tiempo parece ir dejando atrás. La polémica desatada en años anteriores en relación a Netflix y el fallido intento de incluir ROMA de Alfonso Cuarón en su competencia fueron, al menos, intentos de discutir temas de cierta actualidad. Pero este año las cosas parecen volver a carriles de normalidad o de lo que el festival entiende como normalidad.

A diferencia del año pasado cuando Thierry Frémaux (máximo responsable de la elección de las películas) decidió dejar en claro que Cannes no era un club de amigos, enel cuallos nombres de ciertos directores se repetian una y otra vez, enesta edición parece haber un retorno a un pasado reciente,y el club de los sospechosos de siempre ha regresadoa hacerse cargo del perfíl artístico del festival. Ya desde la apertura con una comedia de zombis repleta de estrellas en su elenco, THE DEAD DON’T DIE de Jim Jarmusch, hasta la inclusión de DOLOR Y GLORIA,la nueva película de Pedro Almodovar, en la competencia, que probablementele valerá la hasta ahora esquiva Palma de Oro, y conAlejandro Iñarritu como presidente del jurado, Cannes apuesta una vez más, a seruna celebración absoluta del status quo del cine – supuestamente-más autoral. Se suman, entonces, a los nombrados Almodovar y Jim Jarmusch, los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne (THE YOUNG AHMED), Marco Bellochio (IL TRADITORE), Xavier Dolan (MATTHIAS AND MAXIME), Terrence Malick (A HIDDEN LIFE), Ken Loach (SORRY WE MISSED YOU), Quentin Tarantino (ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD) y Abdellatif Kechiche (MEKTOUB MY LOVE: INTERMEZZO, cuya primera parte fue estrenada en el festival de Venecia hace ya un par de años) y en una segunda linea –y no estamos refiriéndonos a una segunda línea de calidad- aparecen Bong Joon-ho (PARASITE), Corneliu Porumboiu (LA GOMERA), Kleber Mendonça Filho en co-dirección con Juliano Dornelles (BACARUA), Arnaud Desplechin (OH, MERCY!), Jessica Hausner (LITTLE JOE), Elía Suleiman (IT MUST BE HEAVEN), Ira Sachs (FRANK) y la esperada opera prima de Mati Diop (ATLANTIQUES). Todo esto en la Selección Oficial que, vale destacar,cuenta con la sorprendente cifra de cinco ganadores previos de la Palma de Oro y varios ganadores de otros premios en la sección. Mientras que en Un Certain Regard, se verán ente otras, las nuevas películas de Bruno Dumont (JOAN OF ARC), Olivier Laxe (O QUE ARDE), Kantemir Balagov (BEANPOLE), Karim Ainouz (A VISA INVISIVEL DE EURIDICE GUSMAO), Christophe Honoré (CHAMBRE 212) y Albert Serra (LIBERTÉ), uno de los directores más excitantes de la actualidad y a quien el festival le niega nuevamente un lugar entre los grandes y la posibilidad de aspirar a la ansiada Palma de Oro.

A tono con una llamativa escasez de cine latinoamericano en todas sus secciones, la presencia argentina será, particularmente exigua en su Selección Oficial, con un único título:por fuera de la competencia se presentará el film QUE SEA LEY de Juan Solanas, documental que como su título indica, registra la lucha por el aborto legal en la Argentina, lo que ya despertó una serie de acusaciones sobre oportunismo en las redes sociales. Aunque quizás una de las proyecciones más esperadas relacionadas a nuestro país llegue de la mano del nuevo y esperado documental de Asif Kapadia (quien anteriormente se encargó de las figuras de Ayrton Senna y Amy Winehouse), sobre nuestro Diego Armando Maradona. Película que ya desde su primer trailer promete altas cuotas de argentinidad de la mano (de Dios)-valga la aclaración- de nuestro eterno y díscolo procer deportivo. La presencia de Maradona en la alfombra roja podría llegar a marcar un momento de histeria de esos que Cannes tanto ansía y que cada vez se le hace más difícil provocar, no tanto por su culpa, sino por un mundo del espectáculo en donde los ídolos son cada vez más intrascendentes y pasajeros.
Por otra parte, el director argentino Lisandro Alonso, quien supo participarcon la película JAUJA protagonizada por Vigo Mortensen en esta sección, formará parte del jurado de Un Certain Regard, presidido por la cineasta libanesa Nadir Labaki, una directora en las antípodas del cine de Alonso, quien el año pasado fue extremadamente cuestionada por loslos críticos y los amantes del cine con el film CARPHANAUM, ganador del Premio del Jurado.

La presentación argentina de mayor relevancia será sin dudaPOR EL DINERO de Alejo Moguillansky, producida por El Pampero, colectivo de cineastas que elige realizar sus obras por fuera de las ayudasdel INCAA y que el año pasado impactaron fuerte en el corazón de la cinefilia mundial más sofisticada con el largometraje de catorce horas LA FLOR, dirigida por Mariano Llinás. POR EL DINERO, justamente, parece dar cuenta de los avatares de los artistas en relación con el vil objeto al que su título hace referencia, continuando temas de la obra anterior de su director, LA VENDEDORA DE FOSFOROS. La presentación de POR EL DINERO en la Quinzaine des realisateurs, por primera vez en manos de un nuevo equipo de programadores comandados por el italiano Paolo Moretti, marcará sin dudas el momento más importante para el cine argentino en esta nueva edición del festival de Cannes que ya comienza en pocos días.

Otras películas que completan la prescencia argentina en Cannes este año son la coproducción CENIZA NEGRA Sofia Quirós Ubeda programada en La Semaine de la Critique, DELFÍN, de Gaspar Scheuerde que forma parte de Cannes Écrans Juniors, los cortometrajes MONSTRUO DIOS, de Agustina San Martin y LA SIESTA, de Federico Luis Tachella, en Acid SOLO, de Artemio Benki y en el programa de Acid Trip#3: Argentinese exhibirán SANGRE BLANCA, de Bárbara Sarasola-Day, LAS VEGAS, de Juan Villegas, BREVE HISTORIA DEL PLANETA VERDE, del cordobés Santiago Loza.

14 Mayo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar