Limpiado de orejas en los perros, en especial las más zonas sensibles

Las orejas del perro son unas de las partes más sensibles y propensas a ensuciarse, por lo que debemos prestarles especial atención para evitar cualquier infección.

Dependiendo de su tamaño, y la suciedad o polvo del lugar donde pasea, juega o vive, las tareas de limpieza y revisión se deben realizar al menos una vez por semana, aunque en algunos casos incluso pueden llegar a ser dos veces o quizá hasta cada quince días.

Las orejas crean una cera de forma natural, es un medio de protección para el oído y es completamente normal que un perro tenga las orejas sucias.

Para ayudarlo a reemplazar la cera sucia por una limpia debemos lavarnos muy bien las manos y buscar un sitio con buena luz para poder revisar a detalle el interior de las orejas y ver la cantidad de suciedad y en qué parte de esta se encuentra.

Es importante cuidar el oído ya que es una zona muy sensible, así que solo se puede manipular con los dedos, una vez realizada la inspección, hay que enrollar una gasa con nuestros dedos e introducirlos suavemente en la oreja. Debemos de ser delicados pues cualquier movimiento brusco puede hacerle daño a tu mascota.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar