Los especialistas estiman que las obras llevarán al menos una década de trabajo

PARÍS.- Toda Francia amaneció ayer acongojada por el incendio de la catedral Notre Dame de París, uno de los mayores símbolos nacionales del país galo, que según los especialistas demandará al menos una década de reconstrucción. Así lo anticipó un célebre arquitecto francés, Paul Chemetov, quien ayer calculó que “harán falta entre 10 y 20 años” de trabajos para reconstruir la iglesia gótica que data del año 1260. Las obras demandarán también un presupuesto considerable: entre 600 millones y 1.000 millones de euros, según anticipó la prensa francesa.

No es para menos, pues el edificio estuvo a punto de derrumbarse completamente, como reveló un responsable del Ministerio del Interior, Laurent Nuñez, quien precisó que la tragedia se evitó por apenas media hora gracias a la intervención de los bomberos que “ingresaron a las torres para apagar el fuego desde adentro”.

Con semejante carga dramática encima, el presidente Emmanuel Macron salió a mostrar un poco de optimismo al asegurar que reconstruirán la catedral en un período de apenas cinco años. “Somos un pueblo de emprendedores. Tenemos mucho que reconstruir. Y la reconstruiremos más bella todavía”, argumentó el mandatario en un mensaje televisado a todo el país desde el Palacio del Elíseo. “Quiero que esté terminada en cinco años. Podemos hacerlo”, insistió Macron, quien aprovechó para enviar un mensaje de unidad a la nación en medio de la crisis de los “chalecos amarillos” que sacude a su gestión. “Debemos ser mejores que nosotros mismos. No debemos perder el hilo de nuestro proyecto nacional, un proyecto humano, apasionadamente francés”, cerró Macron.

Ese espíritu de movilización emocional suscitó un impulso de solidaridad extraordinario: entre promesas de donaciones que hizo la gente común más el dinero prometido por bancos y grandes empresas del país, las multinacionales y las grandes fortunas, ayer se llegaba a la suma de 750 millones de euros en recaudaciones. El multimillonario francés Bernard Arnault anunció por ejemplo que su grupo LVMH, especializado en productos de lujo, donará 200 millones de euros para la reconstrucción; mientras la familia Bettencourt-Meyers, dueña de L’Oréal, también dijo que donará otros 200 millones.

El origen del incendio sigue siendo empero un misterio. La Fiscalía de París aclaró que no existen indicios de que el fuego se haya prendido de manera intencional, por lo que la hipótesis central aún se enfoca en los trabajos de restauración que se estaban llevando a cabo en la aguja del templo.

Un primer balance positivo
PARÍS.- El incendio de la catedral Notre Dame de París fue una tragedia pero podría haber sido mucho peor según el primer balance de daños. Los bomberos consiguieron extinguir el incendio recién ayer por la mañana, después de diez horas de trabajo continuo. Una rápida “cadena humana” compuesta por bomberos, agentes de seguridad, personal del arzobispado y del Ministerio de Cultura francés, logró rescatar una lista considerable de obras de las llamas. La célebre Corona de Espinas, pieza clave del tesoro de Notre Dame, logró ser salvada del fuego, así como también dos piezas de inmenso valor como el fragmento de la Cruz del Calvario y uno de los clavos que sirvieron para fijar a Cristo a la cruz. Además, fue rescatada la Túnica de San Luis, jubón que el rey Luis IX vistió en 1239 para acoger esa Santa Corona. La fachada, las dos torres, los rosetones y el tesoro de la catedral también pudieron sobrevivir.

Reacciones según la religión
PARÍS.- La conmoción que generó el incendio se evidenció en gestos de solidaridad insólitos: por ejemplo, la Iglesia de Satán, uno de los cultos satanistas más populares (reconocido como religión en Estados Unidos) lamentó la noticia a través de Twitter. “Lamentamos la pérdida de este tesoro histórico y arquitectónico. Fue un monumento al genio de los que lo diseñaron y construyeron, y lloramos con París y con todos los que se deleitaron con su esplendor”, escribió el culto. Al contrario, el grupo terrorista ISIS celebró el incendio, al igual que sus seguidores. Según una empresa que sigue la actividad online de organizaciones supremacistas blancas y yihadistas, los simpatizantes del ISIS describieron las llamas como una “retribución y un castigo” para los “corazones de los líderes de las cruzadas”. A su vez, el Vaticano descartó una donación económica para la restauración, aunque deseó “la movilización de todos” para las obras. 

Página 1 de 78

© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar