Macron blinda a Francia ante una nueva protesta ciudadana

El Gobierno teme que se repitan los desbordes en la marcha de los “chalecos amarillos”

PARÍS.- El gobierno del presidente francés Emmanuel Macron redobla por estas horas sus esfuerzos para evitar un nuevo estallido de violencia en las protestas de los “chalecos amarillos” previstas para mañana, en un clima de descontento general que se sigue extendiendo hacia otros sectores.

Las convocatorias a marchar el sábado proliferaron en las redes sociales pese a que Macron cedió el miércoles a la principal petición de los manifestantes, anular el impuesto a los combustibles, por lo que el Gobierno teme que se repitan las escenas de violencia y caos vividas la semana pasada, algo que lo dejaría al borde del colapso.
Para prevenir los desmanes, las autoridades instaron ayer a todas las tiendas y restaurantes de la avenida de los Campos Elíseos de París a cerrar sus puertas; mientras que la Torre Eiffel, la Ópera de París y una decena de museos de la capital (incluyendo el Grand Palais, el Louvre y las Catacumbas), tampoco abrirán al público. Los cierres preventivos no se limitaban a la capital: en Burdeos (oeste), donde se produjeron también choques violentos la semana pasada, la Alcaldía anunció el cierre de una decena de museos. Además, cinco partidos de la liga francesa de fútbol fueron aplazados.

Las autoridades anunciaron también el despliegue de “recursos excepcionales” para asistir a los 89.000 policías que estarán movilizados en todo el país mañana: 8.000 de ellos estarán en las calles de París, donde además las autoridades desplegarán vehículos blindados, algo que no se veía desde los disturbios de 2005. “Están en juego la seguridad de los franceses y de nuestras instituciones”, declaró ayer ante la Asamblea Nacional el primer ministro, Édouard Philippe, quien incluso aseveró que el Ejecutivo teme que se produzcan disturbios “de una gran violencia” en vistas a los informes recopilados sobre el terreno.

Para colmo, el malestar social no deja de crecer: más de 700 estudiantes fueron detenidos e interrogados ayer por la policía, en la cuarta jornada consecutiva de protestas en las escuelas secundarias, con cerca de 280 institutos tomados. Los estudiantes reclaman contra una reforma educativa que introduce cambios en el acceso a la universidad, pero a ellos se suman los agricultores y camioneros con sus propias protestas.

07 Diciembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar