Matanza de palestinos en la Franja de Gaza

Al menos 55 personas murieron en una violenta represión ejecutada por el Ejército israelí

JERUSALÉN. - El traslado de la embajada norteamericana a Jerusalén terminó en un baño de sangre: al menos 55 personas murieron, entre ellas un niño de 12 años, a causa de la violenta represión que el Ejército israelí desató contra las protestas palestinas organizadas en la Franja de Gaza, que dejó además un saldo provisorio de 1700 heridos. A pesar de ello, el presidente Donald Trump expresó en Twitter que “hoy es un gran día para Israel”.

La marcha de decenas de miles de palestinos en el límite de la frontera con Israel en protesta por el traslado de la embajada de Estados Unidos dejó un saldo trágico sin precedentes recientes en la región, que fue repudiado de forma unánime en todo el mundo . La fecha elegida para la ceremonia no era inocente: ayer se cumplía el 70 aniversario de la creación del Estado de Israel sobre territorios que Palestina reclama como propios, lo que generó una multitudinaria protesta palestina pese a las advertencias del Ejército israelí.

En efecto, las fuerzas hebreas habían advertido a la población con panfletos lanzados desde el aire de que no se acercaran a la frontera, aunque cerca de 40.000 palestinos participaron de una protesta que derivó en disturbios en una docena de puntos de la valla de separación fronteriza. Lo que comenzó como escarceos con las fuerzas a partir de piedras arrojadas por los manifestantes, rápidamente derivó en una fuerte represión comandada por el Ejército pero respaldada desde el aire con bombardeos de la aviación israelí, que atacó objetivos del movimiento Hamás en respuesta a disparos contra las tropas en la frontera.

El saldo fue la muerte de al menos 55 manifestantes y más de un millar de heridos por disparos de los soldados, según confirmaron fuentes sanitarias del enclave costero. El balance de víctimas en un solo día no tiene precedentes desde la guerra de 2014 en Gaza.

Ivanka Trump abrió la embajada en Jerusalén
La asesora presidencial estadounidense Ivanka Trump, hija del mandatario Donald Trump, encabezó ayer la ceremonia de inauguración de la embajada estadounidense en Arnona, Jerusalén, sin hacer referencia al baño de sangre que se desató en la Franja de Gaza ante el rechazo de los palestinos a un gesto que otorga a la ciudad ocupada la categoría de capitalidad del Israel. “En nombre del 45º presidente de Estados Unidos, les damos la bienvenida oficialmente, por primera vez, en la embajada en Jerusalén”, declaró Ivanka ante los invitados, entre ellos el presidente israelí, Reuvén Rivlin. “Gran día para Israel. ¡Enhorabuena!”, declaró a su vez Donald Trump desde Twitter, donde escribió que “Israel es una nación soberana con el derecho a determinar su propia capital”. 

Piden “contención” a las Fuerzas Armadas de Israel
 La violenta represión de la manifestación palestina en la Franja de Gaza desató una ola de críticas global, comenzando por el secretario general de la ONU, António Guterres, quien hizo un llamamiento a una “necesaria contención” de las fuerzas de seguridad. “Vemos una multiplicación de nuevos conflictos y los viejos conflictos parecen no morir nunca”, se quejó Guterres desde Viena, donde dijo que “necesitamos una solución política para la cuestión de Israel y Palestina. No hay plan B a una solución de dos Estados en la que los israelíes y los palestinos puedan vivir en paz”, completó. La alta representante de la política exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, pidió también “contención”, además de “coraje” a israelíes y palestinos para cesar la violencia en Gaza y “retomar el diálogo”. El canciller francés, Jean-Yves Le Drian, pidió a su vez a Israel que haga un “uso de la fuerza estrictamente proporcional” y recordó el derecho de los palestinos a manifestarse pacíficamente.

15 Mayo 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar